sábado, mayo 23, 2015

Domingo de Cortos Especial sábado porque mañana paso: Black Angel (Star Wars)


El prolífico director, director de segunda unidad, o director artístico Roger Christian dirigió, con la colaboración del mismisimo George Lucas, este perdido cortometraje, que allá por 1980 fué considerado como preludio de El Imperio Contraataca, pero desapareció misteriosamente hasta que hace nada volvió a aparecer en la red, hasta hoy en este vuestro blog....

'Star Trek': Un empresario chino se gasta 145 millones de euros para convertir su oficina en la Enterprise


Star Trek 3 -dirigida por Justin Lin (Fast & Furious)- se estrena el 15 de julio de 2016 en España y, hasta que tengamos noticias de ella, quizá quieras saber la curiosa historia de este empresario chino. El hombre en cuestión se ha gastado 160 millones de dólares -casi 145 millones de euros- para convertir su oficina en la USS Enterprise, la nave insignia de la Flota Estelar de la Federación Unida de Planetas.


Según informa Mashable, la oficina/nave se encuentra en la provincia de Fujian, situada al norte de Cantón. El edificio se terminó de construir en 2014 y siempre fue el sueño de DeJian Liu, fundador y presidente de la compañía de 'software' NetDragon WebSoft, Inc. La Enterprise arquitectónica pueda verse perfectamente a través de Google Maps y bajo estas líneas en un vídeo.



Fuente:
sensacine.com

Parkour 1930

Subversión X - Athletic kaleetako da (El Athletic es de las calles)

Míster Taylor

-Menos rara, aunque sin duda más ejemplar -dijo entonces el otro-, es la historia de Mr. Percy Taylor, cazador de cabezas en la selva amazónica.

Se sabe que en 1937 salió de Boston, Massachusetts, en donde había pulido su espíritu hasta el extremo de no tener un centavo. En 1944 aparece por primera vez en América del Sur, en la región del Amazonas, conviviendo con los indígenas de una tribu cuyo nombre no hace falta recordar.
Por sus ojeras y su aspecto famélico pronto llegó a ser conocido allí como "el gringo pobre", y los niños de la escuela hasta lo señalaban con el dedo y le tiraban piedras cuando pasaba con su barba brillante bajo el dorado sol tropical. Pero esto no afligía la humilde condición de Mr. Taylor porque había leído en el primer tomo de las Obras Completas de William G. Knight que si no se siente envidia de los ricos la pobreza no deshonra.
En pocas semanas los naturales se acostumbraron a él y a su ropa extravagante. Además, como tenía los ojos azules y un vago acento extranjero, el Presidente y el Ministro de Relaciones Exteriores lo trataban con singular respeto, temerosos de provocar incidentes internacionales.
Tan pobre y mísero estaba, que cierto día se internó en la selva en busca de hierbas para alimentarse. Había caminado cosa de varios metros sin atreverse a volver el rostro, cuando por pura casualidad vio a través de la maleza dos ojos indígenas que lo observaban decididamente. Un largo estremecimiento recorrió la sensitiva espalda de Mr. Taylor. Pero Mr. Taylor, intrépido, arrostró el peligro y siguió su camino silbando como si nada hubiera pasado.
De un salto (que no hay para qué llamar felino) el nativo se le puso enfrente y exclamó:
-Buy head? Money, money.
A pesar de que el inglés no podía ser peor, Mr. Taylor, algo indispuesto, sacó en claro que el indígena le ofrecía en venta una cabeza de hombre, curiosamente reducida, que traía en la mano.
Es innecesario decir que Mr. Taylor no estaba en capacidad de comprarla; pero como aparentó no comprender, el indio se sintió terriblemente disminuido por no hablar bien el inglés, y se la regaló pidiéndole disculpas.
Grande fue el regocijo con que Mr. Taylor regresó a su choza. Esa noche, acostado boca arriba sobre la precaria estera de palma que le servía de lecho, interrumpido tan solo por el zumbar de las moscas acaloradas que revoloteaban en torno haciéndose obscenamente el amor, Mr. Taylor contempló con deleite durante un buen rato su curiosa adquisición. El mayor goce estético lo extraía de contar, uno por uno, los pelos de la barba y el bigote, y de ver de frente el par de ojillos entre irónicos que parecían sonreírle agradecidos por aquella deferencia.
Hombre de vasta cultura, Mr. Taylor solía entregarse a la contemplación; pero esta vez en seguida se aburrió de sus reflexiones filosóficas y dispuso obsequiar la cabeza a un tío suyo, Mr. Rolston, residente en Nueva York, quien desde la más tierna infancia había revelado una fuerte inclinación por las manifestaciones culturales de los pueblos hispanoamericanos.
Pocos días después el tío de Mr. Taylor le pidió -previa indagación sobre el estado de su importante salud- que por favor lo complaciera con cinco más. Mr. Taylor accedió gustoso al capricho de Mr. Rolston y -no se sabe de qué modo- a vuelta de correo "tenía mucho agrado en satisfacer sus deseos". Muy reconocido, Mr. Rolston le solicitó otras diez. Mr. Taylor se sintió "halagadísimo de poder servirlo". Pero cuando pasado un mes aquél le rogó el envío de veinte, Mr. Taylor, hombre rudo y barbado pero de refinada sensibilidad artística, tuvo el presentimiento de que el hermano de su madre estaba haciendo negocio con ellas.
Bueno, si lo quieren saber, así era. Con toda franqueza, Mr. Rolston se lo dio a entender en una inspirada carta cuyos términos resueltamente comerciales hicieron vibrar como nunca las cuerdas del sensible espíritu de Mr. Taylor.
De inmediato concertaron una sociedad en la que Mr. Taylor se comprometía a obtener y remitir cabezas humanas reducidas en escala industrial, en tanto que Mr. Rolston las vendería lo mejor que pudiera en su país.
Los primeros días hubo algunas molestas dificultades con ciertos tipos del lugar. Pero Mr. Taylor, que en Boston había logrado las mejores notas con un ensayo sobre Joseph Henry Silliman, se reveló como político y obtuvo de las autoridades no sólo el permiso necesario para exportar, sino, además, una concesión exclusiva por noventa y nueve años. Escaso trabajo le costó convencer al guerrero Ejecutivo y a los brujos Legislativos de que aquel paso patriótico enriquecería en corto tiempo a la comunidad, y de que luego luego estarían todos los sedientos aborígenes en posibilidad de beber (cada vez que hicieran una pausa en la recolección de cabezas) de beber un refresco bien frío, cuya fórmula mágica él mismo proporcionaría.
Cuando los miembros de la Cámara, después de un breve pero luminoso esfuerzo intelectual, se dieron cuenta de tales ventajas, sintieron hervir su amor a la patria y en tres días promulgaron un decreto exigiendo al pueblo que acelerara la producción de cabezas reducidas.
Contados meses más tarde, en el país de Mr. Taylor las cabezas alcanzaron aquella popularidad que todos recordamos. Al principio eran privilegio de las familias más pudientes; pero la democracia es la democracia y, nadie lo va a negar, en cuestión de semanas pudieron adquirirlas hasta los mismos maestros de escuela.
Un hogar sin su correspondiente cabeza teníase por un hogar fracasado. Pronto vinieron los coleccionistas y, con ellos, las contradicciones: poseer diecisiete cabezas llegó a ser considerado de mal gusto; pero era distinguido tener once. Se vulgarizaron tanto que los verdaderos elegantes fueron perdiendo interés y ya sólo por excepción adquirían alguna, si presentaba cualquier particularidad que la salvara de lo vulgar. Una, muy rara, con bigotes prusianos, que perteneciera en vida a un general bastante condecorado, fue obsequiada al Instituto Danfeller, el que a su vez donó, como de rayo, tres y medio millones de dólares para impulsar el desenvolvimiento de aquella manifestación cultural, tan excitante, de los pueblos hispanoamericanos.
Mientras tanto, la tribu había progresado en tal forma que ya contaba con una veredita alrededor del Palacio Legislativo. Por esa alegre veredita paseaban los domingos y el Día de la Independencia los miembros del Congreso, carraspeando, luciendo sus plumas, muy serios, riéndose, en las bicicletas que les había obsequiado la Compañía.
Pero, ¿que quieren? No todos los tiempos son buenos. Cuando menos lo esperaban se presentó la primera escasez de cabezas.
Entonces comenzó lo más alegre de la fiesta.
Las meras defunciones resultaron ya insuficientes. El Ministro de Salud Pública se sintió sincero, y una noche caliginosa, con la luz apagada, después de acariciarle un ratito el pecho como por no dejar, le confesó a su mujer que se consideraba incapaz de elevar la mortalidad a un nivel grato a los intereses de la Compañía, a lo que ella le contestó que no se preocupara, que ya vería cómo todo iba a salir bien, y que mejor se durmieran.
Para compensar esa deficiencia administrativa fue indispensable tomar medidas heroicas y se estableció la pena de muerte en forma rigurosa.
Los juristas se consultaron unos a otros y elevaron a la categoría de delito, penado con la horca o el fusilamiento, según su gravedad, hasta la falta más nimia.
Incluso las simples equivocaciones pasaron a ser hechos delictuosos. Ejemplo: si en una conversación banal, alguien, por puro descuido, decía "Hace mucho calor", y posteriormente podía comprobársele, termómetro en mano, que en realidad el calor no era para tanto, se le cobraba un pequeño impuesto y era pasado ahí mismo por las armas, correspondiendo la cabeza a la Compañía y, justo es decirlo, el tronco y las extremidades a los dolientes.
La legislación sobre las enfermedades ganó inmediata resonancia y fue muy comentada por el Cuerpo Diplomático y por las Cancillerías de potencias amigas.
De acuerdo con esa memorable legislación, a los enfermos graves se les concedían veinticuatro horas para poner en orden sus papeles y morirse; pero si en este tiempo tenían suerte y lograban contagiar a la familia, obtenían tantos plazos de un mes como parientes fueran contaminados. Las víctimas de enfermedades leves y los simplemente indispuestos merecían el desprecio de la patria y, en la calle, cualquiera podía escupirle el rostro. Por primera vez en la historia fue reconocida la importancia de los médicos (hubo varios candidatos al premio Nóbel) que no curaban a nadie. Fallecer se convirtió en ejemplo del más exaltado patriotismo, no sólo en el orden nacional, sino en el más glorioso, en el continental.
Con el empuje que alcanzaron otras industrias subsidiarias (la de ataúdes, en primer término, que floreció con la asistencia técnica de la Compañía) el país entró, como se dice, en un periodo de gran auge económico. Este impulso fue particularmente comprobable en una nueva veredita florida, por la que paseaban, envueltas en la melancolía de las doradas tardes de otoño, las señoras de los diputados, cuyas lindas cabecitas decían que sí, que sí, que todo estaba bien, cuando algún periodista solícito, desde el otro lado, las saludaba sonriente sacándose el sombrero.
Al margen recordaré que uno de estos periodistas, quien en cierta ocasión emitió un lluvioso estornudo que no pudo justificar, fue acusado de extremista y llevado al paredón de fusilamiento. Sólo después de su abnegado fin los académicos de la lengua reconocieron que ese periodista era una de las más grandes cabezas del país; pero una vez reducida quedó tan bien que ni siquiera se notaba la diferencia.
¿Y Mr. Taylor? Para ese tiempo ya había sido designado consejero particular del Presidente Constitucional. Ahora, y como ejemplo de lo que puede el esfuerzo individual, contaba los miles por miles; mas esto no le quitaba el sueño porque había leído en el último tomo de lasObras completas de William G. Knight que ser millonario no deshonra si no se desprecia a los pobres.
Creo que con ésta será la segunda vez que diga que no todos los tiempos son buenos. Dada la prosperidad del negocio llegó un momento en que del vecindario sólo iban quedando ya las autoridades y sus señoras y los periodistas y sus señoras. Sin mucho esfuerzo, el cerebro de Mr. Taylor discurrió que el único remedio posible era fomentar la guerra con las tribus vecinas. ¿Por qué no? El progreso.
Con la ayuda de unos cañoncitos, la primera tribu fue limpiamente descabezada en escasos tres meses. Mr. Taylor saboreó la gloria de extender sus dominios. Luego vino la segunda; después la tercera y la cuarta y la quinta. El progreso se extendió con tanta rapidez que llegó la hora en que, por más esfuerzos que realizaron los técnicos, no fue posible encontrar tribus vecinas a quienes hacer la guerra.
Fue el principio del fin.
Las vereditas empezaron a languidecer. Sólo de vez en cuando se veía transitar por ellas a alguna señora, a algún poeta laureado con su libro bajo el brazo. La maleza, de nuevo, se apoderó de las dos, haciendo difícil y espinoso el delicado paso de las damas. Con las cabezas, escasearon las bicicletas y casi desaparecieron del todo los alegres saludos optimistas.
El fabricante de ataúdes estaba más triste y fúnebre que nunca. Y todos sentían como si acabaran de recordar de un grato sueño, de ese sueño formidable en que tú te encuentras una bolsa repleta de monedas de oro y la pones debajo de la almohada y sigues durmiendo y al día siguiente muy temprano, al despertar, la buscas y te hallas con el vacío.
Sin embargo, penosamente, el negocio seguía sosteniéndose. Pero ya se dormía con dificultad, por el temor a amanecer exportado.
En la patria de Mr. Taylor, por supuesto, la demanda era cada vez mayor. Diariamente aparecían nuevos inventos, pero en el fondo nadie creía en ellos y todos exigían las cabecitas hispanoamericanas.

Fue para la última crisis. Mr. Rolston, desesperado, pedía y pedía más cabezas. A pesar de que las acciones de la Compañía sufrieron un brusco descenso, Mr. Rolston estaba convencido de que su sobrino haría algo que lo sacara de aquella situación.
Los embarques, antes diarios, disminuyeron a uno por mes, ya con cualquier cosa, con cabezas de niño, de señoras, de diputados.
De repente cesaron del todo.
Un viernes áspero y gris, de vuelta de la Bolsa, aturdido aún por la gritería y por el lamentable espectáculo de pánico que daban sus amigos, Mr. Rolston se decidió a saltar por la ventana (en vez de usar el revólver, cuyo ruido lo hubiera llenado de terror) cuando al abrir un paquete del correo se encontró con la cabecita de Mr. Taylor, que le sonreía desde lejos, desde el fiero Amazonas, con una sonrisa falsa de niño que parecía decir: "Perdón, perdón, no lo vuelvo a hacer."

Míster Taylor, de Augusto Monterroso


Lebron James, simplemente el mejor

Lebron James, sigue siendo el mejor jugador de baloncesto del mundo, da igual a quien den el MVP, es un hecho incontestable, te guste o no.
Es el mejor base de los últimos años, generoso y dominante, tira como un escolta, finaliza como un alero y postea y rebotea como un pivot.
Y por si fuera poco este año también es entrenador.


0-2 trae de Atlanta, tras un partido que hemos visto anoche sin historia. Nadie del quinteto de los Cavs del año padado repite en el titular, solo complementos,buenos jugadores a los que hacer mejores,  que él elige para hacerse equipo ganador, también medio ejerce de manager. 
Sin Love y Varejao y sin Irving por lesiones, y arrasando en la Final del Este. Porque él lo vale. 
Salve King James.

viernes, mayo 22, 2015

Bogut y yo opinamos lo mismo


Esto dice Bogut, pivot titular de Golden State,compañero de Curry, con ello resume el Par-ti-da-zo que hemos visto esta noche, y todos los que jueguen los Rockets y los Warriors...

Estámos viendo el mejor duelo individual que recuerdo.


Tremendo documento; Elecciones y los nuevos votantes

jueves, mayo 21, 2015

Tras disfrutar las series previas de estos playoffs 2015, breve opinión vistos los dos primeros de las Finales de Conferencia de la NBA


Me lo he pasado como un niño con los playoffs este año, están teniendo de todo, con sus héroes, con sus villanos, con sus partidazos, con sus truños, con el hack a Jordan, con Dellavedova, con decepciones y con sus sorpresas, pero sobre todo con lesiones. Y es que en esta temporada de importantes roturas, los playoffs no iban a seer menos. Determinantes sin duda.

Golden State Warriors - Houston Rockets, Final del Oeste

Gran partido de Curry a lo suyo, jugando como con los colegas en el insti, como siempre vaya, pero sobre todo importante Livinstong desde el banquillo, que indudablemente evitan la victoria de unos Rockets que fueron mejores. Gran partido de Ariza atacando y defendiendo y partidazo de la Barba, enorme lección la suya de uno contra todos para mantener a los suyos en el lio en el ultimo cuarto. Ojo con el coraje de los tejanos, que ya lo han demostrado contra los Clippers en semis sobre todo, y pinta tienen de que en esta final darán guerra en todas y cada una de las posesiones.


Pero la clave del partido y puede que de la Final del Oeste es esta imagen del golpe fortuito de Josh Smith a su compañero Dwight en la rodilla...y es que sin Howard enfrente los Warriors han podido sobre todo defender de otra manera, y recordèmos que con él Houston se ha acercado incluso a 20 de ventaja....y ha faltado todo el último cuarto y pico, y puede que falte más....cuidadin....esa rodilla....



Atlanta Hawks - Cleveland Cavaliers, Final del Este

Partidazo de J.R. el que hemos visto anoche, que machacó como quiso y cuando quiso a unos flojos Hawks, (hay dos o tres jugadas del amigo Smith, con canastas y con asistencia, que directamente son tope de carrera) en los que solo Teague dió la cara, y algo Horford, que al menos hizo sus números. Para no ser menos en tema lesiones, ojo a la de Carroll, no pintaba bien en directo... 


Recuperan la ventaja de campo los Cavs, cuya evolución de juego y nombres con respecto a tan solo hace unos meses es tan gigantesca, que en el quinteto inicial tan solo está Irving, que encima como está cojo tampoco juega demasiado. Y es que más allá de las de larga duración, Varejao y Love, los de Cleveland siguen con multiples problemas de lesiones, necesitando las, parece que lejanas, vacaciones mas que ningún otro bloque, ya que si estuviésemos en temporada regular estaría sentados el mencionado Irving, Shumpert y un Lebron mas humano que nunca, renqueante, apaleado como seimpre, e hipermarcado en ayudas, que solo pudo firmar un 31-8-6. Solo....

Dos auténticos partidazos, de primeros contra segundos, en unas series que puede ganar cualquiera, con un pelín de favoritismo para los de la Bahía de San Francisco, por aquello de las rachas que les entran a sus tiradores, y tal vez un poco menos para los de la casa de la Coca Cola, a los que creo que mas allá de lo bueno y bonito de su rollo coral les falta una estrella exterior, pero cuidado, que nunca se sabe....

PD: El mejor jugador del mundo, más allá de merecidos MVPs a otros, que lo son, sigue siendo Lebron James sin discusión. No solo por lo que hace, sino por lo que consigue que hagan otros.

PD2: Por si quedaba alguna duda Harden es imparable, Curry es imparable, otra cosa es que ellos la fallen.

PD3: Eso que dijo J.R.Smith de, "yo llego y como no se que hacer me la tiro" y sobre todo lo de "Cleveland esta muerto, no puedo salir ni a tomar un café", son bendiciones baloncestisticas. Es otro. Es buenísimo.


miércoles, mayo 20, 2015

Bad Blood - Taylor Swift ft. Kendrick Lamar


Hoy os pongo un videoclip que esta dando que hablar, el del single Bad Blood, del album 1989, en el que Taylor Swift, junto a Kendrick Lamar, cuenta con el siguiente reparto:

Selena Gomez como Arsyn
Lily Aldridge como Frostbyte
Zendaya como Cut-Throat
Hayley Williams como The Crimson Curse
Gigi Hadid como SLAY-Z
Cara Delevingne como Mother Chucker (mi favorita)
Ellie Goulding como Destructa X
Hailee Steinfeld como The Trinity
Lena Dunham como Lucky Fiori
Karlie Kloss como Knockout
Serayah McNeil como Dilemma
Jessica Alba como Domino
Martha Hunt como HomeSlice (mi segunda favorita)
Ellen Pompeo como Luna
Mariska Hargitay como Justice
Cindy Crawford como Headmistress

LETRA
Taylor Swift:
Cause baby, now we've got bad blood
You know it used to be mad love
So take a look what you've done
Cause baby, now we've got bad blood, hey!
Now we've got problems
And I don't think we can solve 'em
You made a really deep cut
And baby, now we've got bad blood, hey!
Kendrick Lamar:
I can't take it back, look where I'm at
We was on D like DOC, remember that?
My TLC was quite OD, ID my facts
Now POV of you and me, similar Iraq
I don't hate you but I hate to critique, overrate you
These beats of a dark heart, use basslines to replace you
Take time and erase you, love don't hear no more
No I don't fear no more
Better yet respect ain't quite sincere no more
Taylor Swift:
Oh, it's so sad to
Think about the good times
You and I
Cause baby, now we've got bad blood
You know it used to be mad love
So take a look what you've done
Cause baby, now we've got bad blood, hey!
Now we've got problems
And I don't think we can solve 'em
You made a really deep cut
And baby, now we've got bad blood, hey!
Kendrick Lamar:
Remember when you tried to write me off?
Remember when you thought I'd take a loss?
Don't you remember? You thought that I would need yah
Follow procedure, remember? Oh wait you got amnesia
It was my season for battle wounds, battle scars
Body bumped, bruised
Stabbed in the back; brimstone, fire jumping through
Still, all my life, I got money and power
And you gotta live with the bad blood now
Taylor Swift:
Oh, it's so sad to
Think about the good times
You and I
Cause baby, now we've got bad blood
You know it used to be mad love
So take a look what you've done
Cause baby, now we've got bad blood, hey!
Now we've got problems
And I don't think we can solve 'em
You made a really deep cut
And baby, now we've got bad blood, hey!
Band-Aids don't fix bullet holes
You say sorry just for show
You live like that, you live with ghosts
(You forgive, you forget but you never let it go)
Band-Aids don't fix bullet holes
You say sorry just for show
If you live like that, you live with ghosts
If you love like that, blood runs cold!
Cause baby, now we've got bad blood
You know it used to be mad love
So take a look what you've done
Cause baby, now we've got bad blood, hey!
Now we've got problems
And I don't think we can solve 'em
You made a really deep cut
And baby, now we've got bad blood, hey!
Cause baby, now we've got bad blood
You know it used to be mad love
So take a look what you've done
Cause baby, now we've got bad blood, hey!
Now we've got problems
And I don't think we can solve 'em
You made a really deep cut
And baby, now we've got bad blood, hey!

Def con Dos - Que Dice La Gente (Versión 2011) (Videoclip oficial)


¿Qué dice la gente? ¡Def con Dos! Entre los tablones de una balsa hundida sabiendo que ya se jugó esta partida sin fondo sin fichas ni más que arriesgar que un resto olvidado de mi dignidad maltrecha, pero siguiendo en la brecha pecando de mente contrahecha y sin fecha de caducidad ni saldo en la cuenta con el que apostar a la ficha del estado del estar bien y del dorado futuro del todo a cien.
Entrando a la grande en esta nueva era del yo no fui y se salve quien pueda pero en estampida cambiaron las claves, pincho la rueda ardieron las naves y tu dignidad es peor que tus padres. Después de 20 años, gritando a una pared, la pared nos dice i'm sorry play the game a quién echar la culpa de la nueva situación si no es a Yoko Ono, que sea a Def con Dos. Recogan los trozos que quedan de ti pues los años mozos dejaron destrozos que ni tu vidente supo predecir son como medallas de hueso y batallas y mentes prohibidas por las directivas de los que predican moral colectiva como alternativa a tu libertinaje de gato salvaje que araña el futuro abriendo las puertas al mundo en que uno pretende vivir y decir aquello que opinas sobre el que de arriba maneja los hilos de esta tramoya una ida de olla en que han convertido nuestro devenir cotidiano
como si fuese tan raro negarse a abrazar un futuro de esclavo. Después de 20 años, gritando a una pared, la pared nos dice i'm sorry play the game a quién echar la culpa de la nueva situación si no es a Yoko Ono, que sea a Def con Dos. Y si no has querido ponerte la etiqueta que cuelgue del dedo del muerto o si has optado por no asumir el discurso que otros esperan de ti pasarés a ser estigmatizado, un caso extraño ese tipo raro. Que sean los que lo dicen que mejor ser raro que gris y triste que también provocó alguna vez, el primer simio que ando de pie aguantando las mofas baratas de los que siguieron a cuatro patas Después de 20 años, gritando a una pared, la pared nos dice i'm sorry play the game a quién echar la culpa de la nueva situación si no es a Yoko Ono, que sea a Def con Dos. ¿Qué dice la gente? ¡Def con Dos!

martes, mayo 19, 2015

Orgrim Martillo Maldito

Para la peli de Warcraft



B. B. King - The Thrill Is Gone (Live at Montreux 1993)















The thrill is gone
The thrill is gone away
The thrill is gone baby
The thrill is gone away
You know you done me wrong baby
And you'll be sorry someday


The thrill is gone
It's gone away from me
The thrill is gone baby
The thrill is gone away from me
Although I'll still live on
But so lonely I'll be


The thrill is gone
It's gone away for good
Oh, the thrill is gone baby
Baby its gone away for good
Someday I know I'll be over it all baby
Just like I know
a man should


You know I'm free, free now baby
I'm free from your spell
I'm free, free now
I'm free from your spell
And now that it's over
All I can do is wish you well


sábado, mayo 16, 2015

Mad Max Fury Road en una frase


No has visto nada de cine en tu vida si no has visto esta guitarra (y tambores), en acción en pantalla grande....Mad Max Fury Road, peliculón absoluto...!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...