domingo, noviembre 12, 2006

El equipo de C.S.I. envuelto de nuevo en un caso real.


El primero en encontrar un cadáver de verdad fue el equipo de Nueva York.

Poco después ocurrió algo parecido en un rodaje para CSI: Miami, así que poco menos que se organizó una porra para ver cuánto tardaban los chicos de Grissom en toparse con un caso real.

Sin embargo no han sido ellos, sino los de Horatio, los que han vuelto a verse envueltos en una investigación real. Concretamente Eva LaRue, la última incorporación al reparto.

En los años ochenta, el fotógrafo William Richard Bradford, cuya historia no tiene nada que envidiar a lo que se puedan inventar los guionistas de CSI, fue encontrado culpable de dos asesinatos, aunque él aseguraba que había cometido muchos más. Veinte años después, la unidad de "casos fríos" de la policía de Los Angeles ha hecho públicas más de medio centenar de fotografías tomadas por Bradford a jóvenes aspirantes a modelo que podrían haber sido sus víctimas, y ha emprendido la tarea de localizarlas a todas.

Hasta ahora, aproximadamente la mitad de las mujeres fotografiadas han sido identificadas y localizadas (vivas), aunque al menos una de ellas ha resultado ser un crimen sin resolver, convirtiéndose en la tercera víctima confirmada de Bradford.

Eva LaRue y su hermana son dos de las chicas a las que aun les cuesta creerse que pudieron haberse convertido en víctimas de un asesino en serie.

En una maniobra publicitaria especialmente hábil la historia ha sido adaptada por el guionista John Haynes y se ha convertido en el episodio Dark Room de CSI:Miami, que será emitido el lunes que viene.

Supongo que las hermanas La Rue le habrán sacado una pasta al asunto.

Vivir para ver.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...