jueves, febrero 15, 2007

El cambio climático hará subir el termómetro en Euskadi 8ºC y reducirá un 10% las lluvias


El consejo nacional del Clima advirtió ayer de un excepcional incremento de las temperaturas, hasta en ocho grados centígrados en el interior de la Península y de reducciones de las precipitaciones hasta de un 40% en la mitad sur, como consecuencia del cambio climático. Se trata de los peores escenarios posibles dibujados por los expertos para final del presente siglo.

Euskadi no se libra de la adversa influencia de este fenómeno ya que los expertos de este organismo han advertido que el descenso de lluvias será también acusado en la mitad norte y en la cornisa cantábrica cifran este descenso en torno al 10%. Asimismo validan el dato de los ocho grados ‘‘de más’’ en el termómetro para zonas del sur de Araba y Nafarroa.

De hecho, las anomalías ya han hecho acto de aparición en Euskadi y el comportamiento pluviométrico ha comenzado a experimentar algunos altibajos. En Foronda, el 2006 fue el año más seco desde 1948 y en Loiu el tercero más seco por detrás de 1948 y 1989. En Euskadi, el año pasado se ‘‘cerró’’ con una temperatura media de 14,4 grados centígrados, acercándose peligrosamente al registro del año más caluroso. Esta media sólo fue superada en 1989 y 1997, con 14,6 grados y en 2003, con 14,5º.

Estos alarmantes datos constan en el informe elaborado por científicos españoles, que han «regionalizado» los posibles efectos del cambio climático a partir de diferentes escenarios basados en la evolución que pueden seguir las emisiones de gases de efecto invernadero y en el desarrollo económico y social de cada región.

Concluye el estudio que las temperaturas subirán progresivamente durante las próximas décadas, y el peor de los escenarios posibles (el de mayor emisiones de gases de efecto invernadero) apunta a que las máximas experimentarán al final del siglo un aumento de entre 5 y 8 grados en todas las regiones del interior, incluidas amplias zonas de Euskadi. El calor también se dejará notar de forma acuciante en el norte aunque vaticinan una subida «más atemperada» en las regiones próximas al litoral.

Así, los tres escenarios climáticos previstos para las temperaturas máximas anuales indican que se incrementarán entre 1 y 2,5 grados centígrados en el período 2011-2040, en función de las emisiones de gases de efecto invernadero que se produzcan. Los menores aumentos de temperatura máxima anual se registrarán en la costa valenciana y del litoral cantábrico, mientras que las mayores subidas para estos 29 años tendrán lugar en el interior peninsular y Nafarroa.

Para el período 2041 a 2070 las subidas de temperaturas máximas anuales oscilarán entre los dos y cinco grados centígrados, en función de los escenarios. Así, en el modelo canadiense se esperan aumentos de hasta 4ºC en el interior peninsular, mientras que la costa rondarán un aumento de dos grados centígrados, ya que el mar actúa como elemento termo-regulador de la temperatura. Por su parte, el modelo alemán apunta subidas de en torno a 5 grados centígrados en puntos del interior peninsular entre 2041 a 2070, como en Extremadura, Castilla-La Mancha, Madrid y Castilla y León y norte de Andalucía.

Por su parte, entre 2071 y 2100 las temperaturas máximas anuales se incrementarán entre 4 y 8 grados centígrados según los tres modelos. Así, los aumentos más importantes se ponen de manifiesto en el estándar británico con hasta siete grados más en estos casi 30 años, en zonas de las comunidades del interior peninsular, mientras que el modelo canadiense señala aumentos de seis grados en el interior.

Por su parte, las zonas litorales tendrán subidas de entre 2 y 4 grados centígrados en este periodo, no advirtiéndose diferencias importantes entre el Mediterráneo, Cantábrico o Atlántico. No en vano, el cambio climático también causará serias afecciones en estos mares elevando el nivel de los mismos.

El récord del ‘‘mercurio’’ se registra, según el citado informe, en el mes de julio para tres periodos (2011-2040, 2041-2070, y 2071-2100). En los tres modelos se apunta un aumento de temperatura máxima, que en el caso del peor escenario climático podría suponer hasta 8 grados centígrados más durante este siglo.

A finales de siglo se esperan aumentos que podrían alcanzar los 8ºC de temperatura máxima en julio en amplias regiones de la Península, exceptuando la franja litoral. En este punto están de acuerdo los tres modelos (canadiense, alemán y británico). Por su parte, la costa gallega, asturiana, cantábrica y vasca, así como la andaluza tendrían subidas de entre 4 y 5ºC, mientras que el litoral Mediterráneo podrían registrar aumentos mayores de hasta 6ºC, según los modelos.

En cuanto a las precipitaciones medias, todos los modelos coinciden en que el peor escenario posible (el de más emisiones de gases de efecto invernadero) apunta hacia un descenso de hasta el 40% de esas precipitaciones en la mitad sur y del 20% en la mitad norte, excepto en la cornisa cantábrica de Galicia y Asturias, donde ese descenso rondará el 10%. También esbozan un descenso de la nubosidad, especialmente acusado entre los meses de mayo y setiembre.

Fuente:
deia.com

Desde luego , cosas como lo pasado ayer no son normales, a las 9 estaba en la calle, en Bilbao,en camisa y con 20 grados, en Febrero 20 grados a las nueve y solazo, de repente, viento, lluvias y frio y buscando el abrigo,y a las 11 con 10 frios grados.

10 grados de bajon¡¡¡¡

Acojona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...