jueves, febrero 22, 2007

Hollywood adora a Obama

Hilando con las noticias del imperio, leo al respecto de uno de los posibles nuevos Cesar...

Encantador. Que a un político se le describa constantemente de esta manera obliga a situar sus aspiraciones presidenciales en una posición de salida sumamente favorable. Barack Obama, cuya sonrisa parece exenta de la falsedad que ese gesto facial tiene en los profesionales de la política, se ha convertido en una estrella de Hollywood nada más llegar a ese mítico lugar. "Es encantador", fue también la expresión que usó la actriz Jennifer Aniston después de charlar un momento con él. Y la misma sensación parecen haber sentido George Clooney, Steven Spielberg, Eddie Murphy, Ben Stiller, Barbra Streisand, Jackson Browne o Morgan Freeman, convertidos en generosos contribuyentes a la campaña de Obama en su primer acto de recaudación de fondos en Beverly Hills.

"Encantador". Es la expresión que usó la actriz Jennifer Aniston tras charlar con él
Hollywood ha sido terreno Clinton. Los republicanos siempre han tenido un déficit de apoyos en una constelación de actores inclinados tradicionalmente hacia el lado demócrata. Bill Clinton era uno de ellos: una estrella más que un político, un actor más que un presidente.

Obama ha entrado en el plató de Hollywood como Norma Desmond en Sunset Boulevard cuando atraviesa la puerta de los estudios Paramount para decirle a Cecil B. DeMille que está "lista para un primer plano". Así está Obama: preparado para ser protagonista y dispuesto a robar a los Clinton algunos de los cheques más suculentos de la campaña presidencial.

El candidato contaba para ello con tres de los anfitriones más poderosos de la industria cinematográfica, dueños de la productora DreamWorks y conocidos activistas: Steven Spielberg, Jeffrey Katzenberg y David Geffen. La fiesta que organizaron en el Beverly Hilton se parecía más a la gala de los Oscar que a un acto de financiación de campaña, con una salvedad: el precio de la entrada era de 2.300 dólares (1.750 euros), la máxima donación particular permitida por las leyes federales. Entrada a entrada, Obama logró una recaudación asombrosa que superó los 1,3 millones de dólares por media hora de estrechar manos y unos minutos de discurso.

Él y sus contrincantes conocen el poder de Hollywood y la influencia que una estrella puede tener en la mente de los votantes. Para muchos, Darfur sólo ha existido cuando Clooney fue hasta allí. "El poder conlleva responsabilidad. Sois los contadores de historias de nuestra era", dijo Obama a un público entre el que estaba un asistente significativo: el productor del documental de Al Gore Una verdad incómoda.

La noche del martes se cerró con una cena en casa de Geffen a la que sólo podían acudir quienes hubieran logrado más de 45.000 dólares en donaciones para Obama. No conviene olvidar que ésta es, como dice el responsable de la Comisión Electoral Federal, Michael Toner, "la campaña presidencial más larga y más cara en la historia de Estados Unidos. Vamos hacia unas elecciones de 1.000 millones de dólares". Para ser competitivo, un candidato necesita 100 millones en la cuenta corriente. En California está parte de ese dinero. Además, ese Estado va a tener ahora un gran peso en la campaña al adelantar sus primarias al 5 de febrero.

Por supuesto con el bueno de Barack Obama se me plantea la eterna pregunta, votaran los yankis a un Cesar de color???

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...