miércoles, febrero 28, 2007

Vivían rodeados de basura y de millones

Dos ancianos han sido rescatados del más absoluto abandono de una vivienda de Santander donde malvivían rodeados de basura y, paradójicamente, también de una fortuna de más de un millón de euros. Sus vecinos, la persistencia de la Policía y un juez que se personó en la casa han conseguido salvar a esta pareja. D.B.D, de 97 años, y su esposa F.A.P., de 90, residían en un piso cerca de El Sardinero, junto con su hijo Jerónimo B.A., de 49 años, que ha sido arrestado como presunto autor de delitos de torturas, malos tratos y abandono de familia.

La Policía Nacional tuvo conocimiento de la situación de esta pareja de ancianos a finales del año pasado a través sus vecinos, que se pusieron en contacto con el Servicio de Atención a la Familia para expresar su preocupación por las condiciones en que vivían. Los agentes fueron a la casa y pidieron ver a la pareja, pero el hijo ahora detenido no les dejó pasar. Jerónimo B.A. les dijo que sus padres no tenían problemas y que él se encargaba de cuidarlos, según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Cantabria.

La Policía volvió a la casa en diciembre, esta vez porque alguien había oído al anciano pedir auxilio. De nuevo, el hijo se interpuso y contó a la patrulla del 091 que fue a la vivienda que su padre gritaba a veces, pero que no tenía importancia. Sin embargo, los agentes se dieron cuenta del "estado de abandono en que se encontraban los ancianos y la insalubridad que había en el piso, con gran cantidad de basura" y denunciaron los hechos al juez.

Del asunto se hizo cargo, entonces, el Juzgado de Instrucción número 1 de Santander, cuyo titular, José Hoya, solicitó información complementaria a los servicios sociales y a los médicos. El magistrado decidió visitar personalmente la casa el lunes, acompañado del secretario de su Juzgado y de la Policía. La situación que vio le impulsó a ordenar a los policías que detuvieran a Jerónimo B.A. y que trasladaran a los ancianos al hospital.

En un auto dado a conocer hoy, el juez relata detalladamente en qué condiciones malvivían los ancianos: había basura y suciedad por todas partes, les rodeaba un olor "nauseabundo" a orines y comida en descomposición y los colchones de las camas estaban podridos. Lo primero que vio la comisión judicial fue al anciano, que está ciego, sentado a la mesa comiendo con las manos jamón cocido y pan de molde con "abundante cantidad de moho".

"Impresiona su estado de suciedad y el olor a orín que desprende, así como el llamativo estado de delgadez. La ropa presenta unas manchas que evidencian falta de aseo y en la conversación mantenida con el mismo manifiesta que hace meses que no ha sido duchado", explica el juez. La anciana estaba en un sillón, "en igual estado, presentando además unas evidentes úlceras que no se aprecian tratadas".

El auto no recoge, en cambio, un detalle que sí ha dado a conocer la Policía Nacional: en la casa, además de basura y desperdicios, había más de un millón de euros en efectivo, acciones, letras del Tesoro y otro tipo de valores, que han quedado a disposición judicial. Las fuentes consultadas por Efe no han podido precisar si esa fortuna pertenecía a los ancianos o a su hijo Jerónimo B.A..

Éste no sólo ha sido detenido por el patente estado de abandono que presentaban sus padres, sino por informes médicos y sociales recabados por el juez respecto al estado de los ancianos. De ellos se infiere, señala el auto, "la situación precaria en la que se encuentra el matrimonio, los malos tratos a los que son sometidos y la presunta comisión de un delito de torturas".

La exploración médica que se ha hecho a la pareja en el Hospital Marqués de Valdecilla indica que su estado de salud no es, en principio, grave, por no que no precisan quedar ingresados. No obstante, se está a la espera de conocer una serie de informes complementarios sobre la valoración social de su caso y el grado de autonomía que conservan, han indicado fuentes del gobierno cántabro.

Fuente:
elpais.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...