lunes, marzo 05, 2007

El cierre de la Variante Este obligará a modificar el trazado de Renfe y a levantar dos espectaculares viaductos

El futuro cierre de la Variante Este de Bilbao, entre Miraflores e Ibarsusi, obligará a modificar el trazado de la línea de Renfe que discurre por la ladera del Parque de Montefuerte. El esperado proyecto de circunvalación, que incluirá dos viaductos de grandes dimensiones para cruzar el Nervión, ha empezado a andar, al encargar la Diputación a Interbiak el estudio de diferentes alternativas para el trazado.

Esta variante permitirá descongestionar el tráfico que a diario discurre por Bolueta y cerrar el anillo metropolitano, a través de la autovía hacia el alto de Santo Domingo desde la rotonda de Ibarsusi, y del enlace a la A-8 desde la de Miraflores.

El trazado de la BI-631 parte del enlace de Ibarsusi, donde el vial conecta con la calle Artalandio y la avenida Julián Gayarre. Desde aquí recibirá también el tráfico que llegue por la avenida de Zumalakarregi y la N-634.

Desde este punto arranca el viaducto que salva la zona industrial de la margen derecha del Nervión, el polígono Santa Ana de Bolueta, y cruza el cauce hasta llegar a Zubialdea, ya dentro del municipio de Etxebarri, por la parte interna más angosta del meandro.

En la margen izquierda conectará con una rotonda de nueva construcción, la cual permitirá acceder a la carretera N-634 –Bilbao-Galdakao– a través del actual puente, y también a la calle Leguizamón de Etxebarri.

La variante discurrirá en la margen izquierda en paralelo al río a media ladera, entre el cauce y la falda del alto de Montefuerte. Será aquí cuando su construcción afecte al actual trazado del ferrocarril de Renfe por el que circula tanto la línea de Cercanías Bilbao-Orduña, como la Bilbao-Madrid y numerosos trenes de mercancías. «Con toda seguridad habrá de ser modificada desplazándola hacia las estribaciones de Montefuerte», advierten desde Interbiak.

Poco antes de llegar a La Peña, se construirá un nuevo viaducto para volver a cruzar el río y superar también la línea de Euskotren. La nueva carretera enlazará aquí con el puente de Miraflores, a través de un túnel bajo la rotonda que ya quedó horadado cuando se izó el mencionado viaducto.

El vial contará con dos carriles por sentido, de 3,50 metros cada uno, aunque la existencia de enlaces tan próximos entre sí obligará a crear un tercer carril para incorporaciones y salidas en buena parte del tronco. Ambas calzadas estarán separadas por una mediana de un metro de ancho y barrera rígida.

Interbiak ha sacado a concurso el diseño del trazado para esta vía, partiendo del planteamiento realizado por la Diputación. Este trazado, advierte Interbiak, «no deberá entenderse como definitivo», aunque tiene todos los visos de ser la opción más viable. El objetivo es, según la sociedad pública foral, «obtener una traza que sirva de base» para poder licitar los proyectos de trazado y de construcción del nuevo vial.

Las alternativas deberán tener en cuenta las múltiples afecciones a terceros. En concreto, a los ayuntamientos de Bilbao, Etxebarri, Basauri y Arrigorriaga, por los que discurre; Renfe y la oficina territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno vasco en Bizkaia, en cuanto a la afección que produce en el Nervión, dominio público hidráulico. Asimismo, también deberá tener en cuenta al departamento foral de Medio Ambiente y al de Cultura, en cuanto puede afectar al parque de Montefuerte.

Además del recorrido de la variante, el estudio deberá tener en cuenta otros aspectos, como el análisis de impacto ambiental que permita viabilizar la nueva infraestructura, las necesidades de expropiación o los estudios geotécnicos. El estudio tendrá un presupuesto de 624.531 euros y deberá estar finalizado en ocho meses.

La que nos espera a los que vivimos por aquí...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...