jueves, marzo 08, 2007

Una nueva pasarela y dos ascensores resolverán la accesibilidad en Uribitarte

Dos ascensores públicos y una nueva pasarela peatonal completarán antes de fin de año la accesibilidad en Isozaki Atea, según señaló ayer el concejal de Infraestructuras, Ibon Areso. La Federación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Bizkaia, Fekoor, a través de su abogado, Guillermo Treku, solicitó el lunes información al Ayuntamiento sobre este aspecto antes de pedir la nulidad de la licencia porque en estos momentos «no cumple la Ley de accesibilidad».

El responsable de comunicación de Fekoor, Raúl Aguirre, pidió al Ayuntamiento «que no se inauguren obras cuando todavía no se han resuelto los problemas de accesibilidad». En un comunicado al Ayuntamiento de Bilbao le expresaba el malestar de la asociación por «la falta de exigencia de accesibilidad en los nuevos proyectos» y su abogado Guillermo Treku anunciaba que «se personará en cualquier proyecto que se redacte en Bizkaia, para velar por el cumplimiento de la Ley».

Fekoor critica que «a día de hoy, el complejo de Isozaki Atea no contempla accesos para las personas con movilidad reducida. Para acceder a Mazarredo hay que salvar un desnivel de 7,40 m. El único acceso actual está en la antigua rampa de Uribitarte que tiene 100 metros y un desnivel del 8% y desemboca en un paso de cebra sin rebaje». Añade que Isozaki Atea, «con su escalinata central es un nuevo obstáculo que refuerza la gran barrera arquitectónica que divide Bilbao en dos márgenes inaccesibles para muchas personas».

Por este motivo, instan al Consistorio a que tenga en cuenta la normativa de accesibilidad en los nuevos proyectos que adjudique en un futuro, y a que «en ningún caso los inaugure sin contemplar una solución a la accesibilidad de las personas con discapacidad o movilidad reducida».

Fuentes municipales asumieron ayer esas críticas aunque también se preguntaban «si es mejor para los vecinos comenzar a utilizar desde ya esta nueva infraestructura que les beneficia o se debe esperar a que esté terminada todo la obra completa».

Ibon Areso salió al paso también de estas acusaciones. Informó de que los nuevos desarrollos urbanísticos incluidos en el proyecto Isozaki Atea contarán en menos de un año con dos nuevos ascensores y una nueva pasarela peatonal que conectará la plaza donde se encuentra la escultura de Chillida con las Rampas de Uribitarte, y éstas con el Ensanche. Para Areso, es necesario recordar que la pasarela peatonal que conecta el puente Zubi Zuri con la gran escalinata central de Isozaki Atea «forma parte del conjunto de medidas previstas para garantizar la accesibilidad en todo el conjunto, en que se incluyen las históricas Rampas de Uribitarte y que estaban redactadas en el proyecto inicial».

Con los ascensores y la nueva pasarela indica Areso que se «completará la red de accesos previstos en esta importante actuación, diseñada con el doble objetivo de acercar el Ensanche a la Ría y contribuir a crear un nuevo waterfront en la antigua zona portuaria de Uribitarte».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...