miércoles, abril 25, 2007

El ataque a una petrolera china en Etiopía causa 74 muertos

El ataque, en la madrugada de ayer, a una petrolera china en Etiopía por parte de un grupo de 200 rebeldes se saldó con 74 muertos, nueve de ellos chinos, según informó el Gobierno del país africano y confirmaron portavoces de la compañía asiática. El asalto fue reivindicado por el Frente Nacional de Liberación Ogaden (ONLF, en sus siglas en inglés), un grupo de etnia somalí que lucha por la creación de un Estado independiente de Etiopía.

Era de madrugada, cuando un grupo de 200 insurgentes atacó el campo en el que la empresa Zhongyuan Petroleum Exploration Bureau busca crudo, en la localidad de Abole, situada en la región de Ogaden, fronteriza con Somalia, a unos 630 kilómetros de la capital etíope. Los más de 100 soldados que se encontraban protegiendo las instalaciones respondieron al fuego; 50 minutos más tarde, el lugar estaba sembrado de cadáveres. No ha trascendido si entre los rebeldes se produjeron bajas.

"Los bandidos entraron alrededor de las cinco de la mañana y mataron a 74 personas mientras estaban durmiendo", declaró Bereket Simon, consejero del primer ministro, Meles Zenawi, a la agencia Reuters. "Fue un asesinato a sangre fría", añadió.

El movimiento independentista reconoció el ataque en un comunicado y lanzó de nuevo una advertencia a las empresas extranjeras para que no trabajen en la zona. "El ONLF ha dicho en numerosas ocasiones que no permitirá que los recursos minerales de nuestro pueblo sean explotados por este régimen ni por ninguna empresa", señala el texto.

Xu Shuang, director general de la petrolera, filial de Sinopec, una de las mayores compañías del sector del país asiático, dijo que nueve de sus empleados chinos fueron asesinados en el ataque, y que otros siete fueron secuestrados. En el momento de la incursión, había en la instalación 37 chinos y más de 120 etíopes.

El incidente se enmarca en lo que una fuente diplomática occidental califica de "un malestar creciente en algunos lugares de África por la inversión china". "Se están produciendo protestas, porque en algunos lugares las empresas chinas llegan incluso con sus propios trabajadores, y aportan poco beneficio a los locales", dice esta fuente.

El ONLF mantiene una lucha armada con el objetivo de crear un Estado independiente de Etiopía para la población de etnia somalí. Somalia perdió el control de la región, en la que viven unos cuatro millones de personas, en una guerra en 1977. El grupo también ha luchado contra las tropas etíopes en el interior de Somalia, donde Addis Abeba apoya al Gobierno local para acabar con un movimiento islámico y restablecer el control del país.

El ONLF, fundado en 1984, mantiene que ha sido marginado y víctima de la violencia por parte del Gobierno etíope. Éste, a cambio, acusa a los rebeldes de atacar a civiles.

El número de incidentes en los que se han visto envueltos ciudadanos chinos en el extranjero se ha multiplicado en los últimos años. La creciente presencia de las empresas chinas en el exterior ha expuesto a sus empleados a ataques. Nueve trabajadores chinos de empresas petroleras fueron secuestrados en enero pasado, y otros dos en marzo, en Nigeria. Dos de ellos aún no han sido liberados. Los rehenes suelen ser soltados tras el pago de un rescate. También en marzo, en Nigeria, fueron secuestrados cinco empleados de una compañía de telecomunicaciones durante dos semanas.

Fuente:
elpais.com

La foto es de Google.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...