viernes, abril 27, 2007

María de ida y vuelta


«Prácticamente inservibles». Así es como han vuelto a Pannagh, una asociación vizcaína de usuarios de cannabis, los 17 kilos de marihuana que le intervino un juez hace dos años. Martín Barriuso, presidente del grupo, reconocía ayer que la 'hierba' no está en condiciones de ser consumida. Es normal. Desde 2005 ha permanecido en la Unidad Exterior de la Subdelegación del Gobierno de Vizcaya. Allí, evidentemente, nadie se ha preocupado de tratar el material como mandan los cánones.

«Se ha secado de mala manera, ha estado almacenada en cajas de cartón y en malas condiciones», reconoció. Su olor y textura denotan la falta de cuidados. Tanto, que para un profano en este tipo de 'productos' los paquetes que ayer mostraban los componentes de Pannagh bien podrían estar llenos de helechos resecos o hierbajos. «Esto no es marihuana», lamentó Barriuso.

Las plantas habían sido cultivadas «para el consumo de los componentes del colectivo». A principios de octubre de 2005, la Policía Municipal de Bilbao requisó lo que entonces se dijo que eran 150 kilos de 'maría' y detuvo a cuatro de los integrantes de la agrupación, entre ellos al propio presidente. La 'hierba' quedó 'hospedada' en la Subdelegación de Gobierno. En agosto de 2006, la Audiencia Provincial de Vizcaya archivó la causa.

La sala reconocía que la producción cumplía los requisitos exigidos por el Tribunal Supremo para considerarse «consumo compartido» de un colectivo «legalmente constituido» y sin «fines comerciales». O lo que es lo mismo, el cannabis era para uso privado. Pannagh pidió entonces la devolución de las plantas, aunque sin mucho ánimo puesto que no es costumbre devolver las drogas incautadas.

Sin embargo, un vacío legal permitió la devolución no esperada. «La tenencia de estas sustancias se regula por la Ley de Estupefacientes de 1967, que casi no se ha aplicado en 40 años porque existen dudas sobre cuál es el órgano indicado para aplicarla. Además, no hay ninguna resolución que obligue a destruirla», explicó Barriuso.

Así que, unos por otros, la 'maría' de Pannagh ha vuelto a casa maltrecha, pero famosa: pasará a la historia judicial española. «Es la primera vez que se devuelven sustancias denominadas estupefacientes... ¿Y menos en estas cantidades!», resumió el responsable de la asociación.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...