sábado, junio 30, 2007

Hallado en Atapuerca un diente del primer hombre que vivió en Europa


Se trata de un premolar inferior, poco desgastado, perteneciente a un individuo de entre 20 y 25 años que habitó en las montañas burgalesas.

A la espera de los análisis, tiene una antigüedad de 1,2 millones de años.

Gran Dolina. Es la zona del yacimiento de Atapuerca donde se localizaron los restos del llamado 'Homo antecesor', en concreto de un individuo joven al que se llamó el 'niño de Atapuerca', que fue devorado por sus congéneres en un banquete caníbal. Esa escena tuvo lugar hace entre 800.000 y 1 millón de años.

La Sima del Elefante. En 2005 se hallaron en esta zona piedras talladas por un individuo, al que posiblemente pertenezca el premolar inferior presentado ayer, y que vivió hace unos 1,2 millones de años. Se trataba de útiles de trabajo.

Sima de los huesos. Restos de preneanderthales heidelbergensis datados hace 400.000 años.El miércoles, día 27, Rosa Huguet Pamiès, una paleontóloga nacida en Tarragona y adscrita al Equipo de Investigación de Atapuerca, descendió la rampa de madera que da acceso a la Sima del Elefante. Se trata de un corte abierto al lado derecho de la trinchera donde la casualidad en forma de proyecto ferroviario hizo surgir el yacimiento arqueológico más importante de Europa. En principio nada hacía sospechar que esta acumulación de estratos de tierras arcillosas, piedras y polvo ocultara en su seno los vestigios que nos ayudan a entender cómo vivían nuestros antecesores hace más de un millón de años.

Eran poco más de las nueve de la mañana cuando un golpe de piqueta de Rosa hizo desprenderse de su almohada de tierra un fragmento de hueso, de unos 3 centímetros de largo, coronado en una de sus puntas por una zona ancha, plana y del color del marfil. «La pieza cayó entre la tierra arcillosa, negruzca... Lo cogí entre las manos y se lo enseñé a mi compañero Jan Van der Made, especialista en dentición animal», recuerda la doctora. Lo que no explica Rosa Huguet es el temblor de manos, la emoción y las esperanzas que le asaltaron en la sima.

Tras el hallazgo en 2005, en el mismo lugar, de una serie de herramientas de sílex datadas hace 1,4 millones de años, los paleontólogos acariciaban la idea de que los útiles pudieran venir acompañados de alguna evidencia humana. «Pero no esperábamos que estos restos aparecieran tan pronto. Ha sido una sorpresa», declaraba José María Bermúdez de Castro, director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana. Así, el equipo de excavación de Atapuerca ha descubierto los restos del hombre más antiguo de Europa, que vivió en estas tierras hace 1,2 millones de años. Se trataría, según las primeras impresiones, de un ancestro de Homo antecessor, especie que ha sido descubierta en el yacimiento de la Gran Dolina, también en Atapuerca.

Van der Made relata cómo, con el diente bajo las lentes de un binocular, fueron descartando especies. «Vimos que no pertenecía a ciervos ni a bisontes ni a otros bóvidos. No era de un hipopótamo, ni de un rinoceronte... Tampoco de un perro. Y menos, de un cerdo. Esos los controlo todos. He estudiado todos los dientes de especies de cerdo del Pleistoceno en Europa», dice sin asomo de presunción este holandés que trabaja en el Museo Nacional de Ciencias Naturales y que ha examinado los fósiles animales de más de un centenar de institutos de Europa, Asia, África y América.

¿De qué se trataba entonces? «Nadie se atrevía a pronunciar el nombre. No hacía falta. Pero nadie quería decir que podía tratarse de un resto humano. Lo de hombre no se usa porque parece que no gusta a las mujeres. Lo políticamente correcto también ha llegado a la antropología», sonríe Van der Made. «En Atapuerca tenemos primates, macacos; también theropithecus, una especie rara de babuino que hoy vive en Etiopía... Pero no. Era una pieza de homo», concluye Van der Made. «Entonces, yo me eché a llorar», suspira la antropóloga Rosa Huguet, que excava en Atapuerca desde 1993. Trabaja en un filón, un entorno donde los restos se conservan como en una nevera de arcilla. Para demostrarlo, Rosa se acerca a una mesa y muestra un huesecillo de ave del tamaño de un dedo. Es marrón y tiene un millón de años. Luego enseña el diente de un zorrillo de la misma edad. Un lujo.

«El resto humano encontrado es un premolar inferior. Está un poco gastado y podría corresponder a un individuo de entre 20 y 25 años», resaltó ayer durante la presentación del diente José María Bermúdez de Castro. La pieza fue empaquetada, entre gasas, en una bolsita de plástico donde se anotó el nivel del yacimiento (TE 9), la zona (1624), su número (14), el material (hueso) y la fecha (27/06/07). «Se trata del diente del homínido más antiguo de Europa. Trece años después de que en Atapuerca aparecieran los restos, esqueléticos y craneales, más antiguos de Europa Occidental, este yacimiento vuelve a suministrar datos fundamentales. Y esperamos más descubrimientos, y más importantes aún, en el futuro», aireó Eudald Carbonell, ataviado con su clásico salacot.

En el nivel 9 excavado se habían localizado restos de especies de mamíferos como bisontes, jabalíes, ciervos y un macaco, así como piezas de aves y de una especie de minúsculo ratón ('Allophayomis lavocati') que permitió datar el estrato (junto al estudio del magnetismo terrestre) en un millón de años. «Y es probable que encontremos restos humanos aún más antiguos», aventuró Bermúdez de Castro. Bajo la zona excavada en la actualidad quedan otros dos niveles con restos arqueológicos suficientes para dar trabajo durante 10 años más a los 130 especialistas (40 de ellos doctores) que trabajan este verano en Atapuerca.

El 8 de julio de 1994 se descubrieron en la Gran Dolina un centenar de restos humanos de una especie desconocida hasta entonces y asociada a numerosos instrumentos de piedra. Tres años después, la revista 'Science' bautizaba a aquellos ancestros como 'Homo antecesor' (el explorador), el primer colonizador de Europa, con una antigüedad de 800.000 años, explican los responsables del yacimiento burgalés.

La campaña de 2007 ha sido «clave» para el debate científico que trata de dilucidar en qué momento (y por dónde) se produjo la primera colonización humana del continente europeo. El presentado ayer es el resto fósil humano «más antiguo» de Europa occidental. «Por fin tenemos la evidencia anatómica de los homínidos que fabricaron aquellas herramientas hace más de un millón de años», concluye Bermúdez.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...