sábado, junio 30, 2007

Paella en Regent Street


La noche del jueves en Londres, la que pasará a la historia como la noche del coche bomba, no estaba programada para el llanto y el crujir de dientes sino para la juerga. Mientras Elton John celebraba su famoso y benéfico Baile de la Tiara y en el 'night-club' frente al que se colocó el artefacto explosivo 1.700 personas se divertían en la 'Lady's Night', a no mucha distancia de allí, en Regent Street, el hijo de Brian Ferry y el aristócrata lord Frederick Windsor, vástago de los duques de Kent, degustaban paella y jamón de pata negra en una fiesta española.

Lo que hizo que esa noche oliera a ajo y a chorizo a la brasa en pleno corazón de Londres fue la inauguración en la capital británica de la primera tienda de Desigual, firma catalana de ropa urbana que se encuentra en plena expansión. El establecimiento, situado en los antiguos almacenes Liberty's, edificio que al igual que toda la calle Regent pertenece a la corona británica, había sido decorado a imagen y semejanza del mercado de la Boquería, con puestos que rebosaban un colorista surtido de frutas, verduras y hortalizas.

Al calor de la sangría y al aroma del buen jamón ibérico gran reserva acudieron algunos de los mas cotizados 'cachorros' de las mejores familias de Londres. Entre ellos, se encontraban lord Frederick Windsor, hermano de lady Gabriella, quien también estaba invitada pero declinó la oferta para quedarse un día más en Andalucía.

El hijo de los duques de Kent ha sido noticia recientemente porque un marido celoso le fracturó la nariz en la fiesta de cumpleaños de Pablo de Grecia. Ya repuesto de aquel golpe, lord Frederic bailó al ritmo del flamenquito de 'Jackson Scott y la mano de Dios'.

Jackson, ex novio de Sadie Frost, a su vez ex novia de Jude Law, es hijo de un diplomático británico que decidió comprar un cortijo en la sevillana Cazalla de la Sierra para que sus hijos se criaran en el campo. Ésa es la razón por la que este joven londinense, que también ha trabajado como modelo, dice «chiquillo» y «ozú» cada vez que alguien le pregunta con acento español «how are you?».

La sangría ya corría a litros cuando, vestido con un traje tornasolado, apareció el apuesto Otis Ferry, hijo del cantante Brian Ferry, y actualmente más famoso que su padre en Inglaterra por defender activamente la caza del zorro.

Entre los invitados también estaba Alice Rothschild, una de las herederas de la acaudalada familia de banqueros, que curiosamente llegó ataviada con un vestido de los que diseñan Kate Moss para una cadena de tienda de ropa barata.

La fiesta se prolongó hasta al madrugada, compitiendo en 'celebrities' con el Baile de la Tiara de Elton John, en cuya lista de invitados figuraban los Beckham, casualmente también presentes en la capital del Támesis para presentar oficialmente el regreso de las Spice Girls a escena.

Ése era Londres la noche de jueves, un hervidero de famosos; una auténtica fiesta. Hasta que la Policía descubrió el siniestro el primero de los coches bomba muy cerca de Piccadilly Circus y el corazón de la ciudad se llenó de miedo y sirenas.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...