sábado, junio 16, 2007

Sin perdón con Isaiah Washington


En ocasiones, es tan peligroso para un actor olvidarse del texto como declamar más líneas de las extrictamente necesarias. Y es que las salidas de tono homófobas del apuesto Isaiah Washington, uno de los cómplices de George Clooney en 'Ocean's 13' pero más conocido aún por ser el doctor Preston Burke en 'Anatomía de Grey', le van a costar 2,7 millones de dólares. Es decir, su salario anual, que dejará de percibir tras ser rescindido su suculento contrato. «He hecho todo lo que me pidió la productora. Ahora, sólo puedo seguir disculpándome y aceptar mi responsabilidad. Pero ha sido la prensa la que ha ido en otra dirección», se queja el actor, que culpa a los medios de su despido. La audiencia española pudo ayer verle operar por última vez, al término de la tercera temporada.

La semana pasada, Shonda Rhimes, la creadora de la serie que produce Disney, le llamó para notificarle que no contaban con él de cara a la cuarta temporada, a pesar de que su personaje es uno de los que más tirón tienen en el programa más seguido de Estados Unidos. Sus reiterados comentarios homófobos, y especialmente la polémica suscitada el otoño pasado por referirse de manera despectiva a su compañero T.R. Knight, que es homosexual, han provocado «un riesgo demasiado elevado» de cara a mantener la audiencia. El incidente, que le enfrentó al otro protagonista de la serie, Patrick Dempsey, empezaba a ser difícil de controlar con una opinión pública cada vez más resentida hacia el actor afroamericano.

Washington, «entristecido» por lo sucedido, llevaba meses intentando lavar su imagen. Y lo ha hecho al más puro estilo americano: primero pidió disculpas públicas, se apuntó a una terapia de rehabilitación, se reunió con líderes de la comunidad gay y realizó un importante donativo para los niños de Sierra Leona, además de recordar sus servicios en las fuerzas aéreas.

Pero la suerte estaba echada. En el último episodio de la tercera temporada, un 'inesperado' giro del guión le dejaba fuera de la trama, con lo que su entorno ha explotado. «Es la mafia gay la que pide la cabeza de Isaiah», ha señalado su amiga Jasmyne Cannick, que detecta una grave fractura entre los «blancos homosexuales poderosos en Hollywood y el resto de las minorías».

Las demás cadenas no han tardado en sacar tajada del drama. Tavis Smiley lo resumía poéticamente en sus programas de televisión y radio. «Como sociedad, estamos lidiando entre el perdón y la redención. Esto nos enseña que hay dolores tan profundos que una disculpa no es suficiente». El interesado ha dado una explicación más mundana. «Shonda Rhimes me llamó un día para ofrecerme el trabajo y ahora lo ha hecho para quitármelo. El círculo se ha cerrado».

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...