sábado, junio 09, 2007

Tacones malignos.


Los tacones altos nunca pasan de moda, pero es mejor utilizarlos sólo de forma ocasional, porque están relacionados con algunas de las patologías podales más frecuentes.

Si están doloridos o hinchados y tienen durezas u ojos de gallo, tus pies están sufriendo. Los zapatos de tacón alto y de punta estrecha pueden afectar al talón, los dedos, los nervios, las articulaciones e, incluso, la columna. El 80% de las patologías del pie están relacionadas con un calzado inadecuado. “El 90% de los afectados son mujeres, ya que usan zapatos con mucho tacón, muy planos o de horma demasiado estrecha –dice S. Hervás Tamarit, profesor de cirugía podológica de la Universidad Alfonso X El Sabio–. Unos zapatos bonitos suelen encerrar unos pies desastrosos”.

Por eso, hay que elegir el calzado que mejor se adapte a los pies. “Los tacones de más de tres centímetros conllevan una sobrecarga en la zona metatarsal –afirma el especialista–. Hasta el 75% del peso recae sobre los dedos, lo que puede llegar a producir lesiones en la columna vertebral”.

1. CALLOSIDADES Y DUREZAS

Qué son: un infarto cutáneo producido por problemas de circulación de la piel en un punto concreto.
Síntomas: piel dura y engrosada de tono amarillento (hiperqueratosis). Dolor localizado en las zonas de fricción o presión.
Tratamiento: se pueden eliminar con microcirugía, pero los callicidas empeoran el problema y pueden quemar la piel. Los apósitos, que alivian el dolor, son perjudiciales en las durezas plantares.
Medidas paliativas: hidratación, calzado ancho, almohadillas y geles antidureza.

2. JUANETES (HALLUX VALGUS)

Qué son: una protuberancia ósea o de tejido alrededor de una articulación. Aparece en la base del dedo gordo y se presenta con frecuencia cuando la articulación sufre presión por un tiempo prolongado. Las mujeres suelen ser las más afectadas porque usan zapatos estrechos y cerrados.
Síntomas: deformación del dedo, dolor e inflamación. Pueden aparecer infecciones.
Tratamiento: existe un tipo de cirugía ambulatoria, con anestesia local.
Medidas paliativas: calzado holgado, de punta ancha, cuero y suela blanda. También ayudan las juaneteras o dediles.

3. DEDOS EN GARRA O EN MARTILLO

Qué son: un acortamiento de los tendones de los dedos, por el abuso del calzado alto y estrecho. En los dedos en garra éstos se encorvan y apoyan sólo la parte delantera. En los de martillo hay una extensión excesiva de los dedos y una flexión de las articulaciones medias que genera callos dolorosos.
Síntomas: dolor y deformación.
Tratamiento: ejercicios específicos, antiinflamatorios y analgésicos si el dolor es agudo. La cirugía es muy sencilla, ambulatoria y con anestesia local.
Medidas paliativas: zapatos anchos, almohadillas y artículos ortopédicos.

4. NEUROMA DE MORTON

Qué es: el engrosamiento del tejido de un nervio. Suele aparecer en la base del tercer y cuarto dedo por la compresión de los nervios plantares. Una de las causas más comunes es el uso de zapatos de punta estrecha y tacones altos.
Síntomas: hormigueos, ardor o entumecimiento, dolor y sensación de que tienes algo en la base de los dedos.
Tratamiento: reposo, hielo en la zona afectada y antiinflamatorios no asteroideos. Se recomienda visitar al podólogo.
Medidas paliativas: adapta el calzado a tus pies. Los productos ortopédicos, como las plantillas, te ayudarán.

5. SESAMOIDITIS

Qué es: una inflamación de los huesos sesamoideos, situados debajo de la articulación del dedo gordo. Estos huesos son masas redondeadas que se incrustan en los tendones y sirven para almohadillar las zonas sometidas a compresión y tensión. Los zapatos con tacón elevado trasladan más presión a la zona anterior del pie y pueden iniciar esta patología, más frecuente en personas con pie cavo.
Síntomas: dolor bajo el dedo gordo, hinchazón y enrojecimiento de esta zona plantar y posibles callosidades y durezas.
Tratamiento: cirugía.
Medidas paliativas: ortopedias plantares que alivien la presión sobre el dedo.

6. ESPOLÓN CALCÁNEO

Qué es: calcificación en el talón que se complica con una inflamación de la fascia (tejido conectivo) y causa molestias. Es una de las causas más frecuentes de dolor de pie.
Síntomas: dolor en el área de carga del talón, mayor tras un periodo de descanso. Puede producir contracturas en la pantorrilla y la pierna y afectar a la zona lumbar.
Tratamiento: reposo, ortopedias, férulas nocturnas, estiramientos, analgésicos, antiinflamatorios... También se puede recurrir a una microcirugía que consiste en limar la protuberancia que se produce en el hueso por la presión del calzado.
Medidas paliativas: soportes plantares y calzado adecuado como medida de prevención.

7. ACORTAMIENTO E INFLAMACIÓN DEL TENDÓN DE AQUILES

Qué es: el tendón más grueso y fuerte del cuerpo puede inflamarse si abusas de un tacón de más de cuatro centímetros. Además, un zapato alto puede provocarte un acortamiento de este tendón, una lesión que puede generar muchos problemas.
Síntomas: dolor leve que aumenta gradualmente tras el ejercicio, rigidez e hinchazón. Pérdida del equilibrio cuando se usa zapato plano o se está descalza.
Tratamiento: estiramientos, reposo, masajes y, tal vez, cirugía.
Medidas paliativas: zapatos bajos y refuerzos para el tendón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...