jueves, junio 07, 2007

Un McCartney calentito


No es como tomarse el té de las cinco en Buckingham, pero casi. Los clientes de los más de diez mil establecimientos que la cadena de cafés Starbucks tiene en todo el mundo pudieron ayer desayunarse -o merendarse, según los husos horarios- con el nuevo álbum de Paul McCartney, 'Memory almost full', publicado en aromática unión con la discográfica Universal en el sello de los cafeteros, Hear Music. El disco saldrá a la venta por los procedimientos ortodoxos (y ya casi vetustos) el próximo lunes, pero en youtube (www.youtube.com) ya circula el vídeo del primer single, 'Dance tonight', protagonizado por Natalie Portman.

Esta nueva grabación de Sir Paul McCartney es también el primer disco de un antiguo miembro de los Fab Four de Liverpool que puede adquirirse en formato digital en Internet, gracias al acuerdo que la empresa que gestiona los intereses de los Beatles -Apple Corps- alcanzó hace poco con Apple Computers. Un pacto que, precisamente, extingue un viejo pleito que las dos compañías mantenían por el uso de una manzana -de la discordia- en sus respectivos logotipos corporativos.

La escucha del nuevo trabajo de McCartney comenzó justo en nuestras antípodas, en Nueva Zelanda, y se calcula que seis millones de personas asistieron a la primicia cafetero-musical a lo largo de todo el día y a lo ancho del planeta. Así que los muchos seguidores que Paul tiene (entre los que no parece encontrarse su ex, Heather Mills), ya fuera en plan castizo con unos churritos o bien en proustiana pose intelectual a la busca del tiempo perdido del pop, se pudieron echar al coleto un humeante disco en el que McCartney ha tirado la casa por la ventana (y no va por lo del divorcio, podemos asegurarlo), le ha puesto al mal tiempo buena cara y ha intentado recuperar las zonas más luminosas de su música.

Tal y como explicaba el propio Paul antes del estreno: «En algunos momentos es un disco muy personal y retrospectivo, con muchos recuerdos de la infancia en Liverpool». El ex beatle ha tenido el detalle de componer un guiño para sus viejos seguidores, en forma de 'suite' de cinco canciones. Como la del legendario 'Abbey road', en la que Paul acaba imaginando su propio velatorio. «El día que muera quiero que se cuenten chistes y que las viejas historias se enrollen como alfombras», confiesa.

Los amigos de la cafeína que se pasaron por Starbucks también estaban invitados a un postre muy especial: la posibilidad de enviar un mensaje de cumpleaños a McCartney, que el día 18 cumple sesenta y cinco castañas. Lo que habría dado el prejubilado Juan Valdez por no perderse esto: un McCartney expresso.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...