martes, julio 24, 2007

Detienen en Portugal a 'El Solitario'


El delincuente común más buscado de España ya tiene cara, nombre y apellidos y, lo que es más importante, se encuentra a buen recaudo. La Policía portuguesa, en una operación organizada por la española y la Guardia Civil, arrestó ayer a 'El Solitario' en Figueira da Foz, una localidad costera del norte del país, entre Coimbra y Oporto. En el momento de la detención, el sujeto llevaba su disfraz habitual -peluca y barba falsa, además de un chaleco antibalas y cinta adhesiva en los dedos para no dejar huellas dactilares-, portaba dos armas de fuego y abundante munición y se disponía a atracar una sucursal de la Caixa de Crédito Agrícola. Se le atribuyen 36 asaltos a entidades bancarias cometidos a lo largo de la última década, así como tres homicidios: los de dos guardias civiles en Castejón (Navarra) y un agente municipal en Vall d'Uixó (Castellón).

El hombre que se ocultaba tras los postizos es Jaime Giménez Arbe, de 51 años y residente en un chalé adosado de la localidad madrileña de Las Rozas. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, de visita oficial en el país vecino, ofreció una rueda de prensa junto al director general de la Policía Judicial lusa, Alipio Rivero, para explicar los pormenores de la operación. Según relató, las fuerzas de seguridad españolas estaban siguiendo la pista a Giménez Arbe desde el mes pasado, gracias a una llamada recibida en el teléfono de colaboración ciudadana. La vigilancia les permitió descubrir que, el 12 y el 13 de julio, el individuo se desplazó a Portugal, en lo que se interpretó como un viaje de reconocimiento. Hace dos días, volvió a dejar su casa de Madrid y los agentes fueron tras él hasta la frontera.

A partir de allí, se hizo cargo de la operación la Policía portuguesa. Su dispositivo dio fruto a las 14.40 de ayer, hora española, cuando dos docenas de funcionarios apoyados por varios agentes españoles cercaron a 'El Solitario' en las inmediaciones de la caja de ahorros de Figueira da Foz. El sujeto intentó oponer resistencia, pero ni siquiera tuvo tiempo de abrir fuego. Llevaba encima un subfusil y una pistola, del calibre 45, así como un pequeño arsenal de munición. «Era necesario tener la certeza de que iba a asaltar un banco», aclaró Rivero. El vehículo en el que se desplazaba el presunto delincuente era una 'Renault Kangoo' con matrículas portuguesas falsas, aunque disponía también de otro juego de placas falsas españolas. «Es un criminal de elevadísima peligrosidad», advierte la Policía lusa.

Giménez Arbe comparecerá hoy ante un juez de Coimbra, que habrá de decidir sobre su futuro inmediato. En Portugal sólo podría ser juzgado por intento de asalto, uso de matrículas falsas y posesión de armas ilegales, pero Pérez Rubalcaba ya ha apuntado que España «pedirá la extradición» en los próximos días. Durante la tarde de ayer se fueron desvelando varios detalles sobre la vida del detenido: de 1,75 metros de estatura, reside en la urbanización Monte Alto de Las Rozas, está divorciado de una mujer inglesa y tiene dos hijos, de 6 y 15 años aproximadamente. Los vecinos le describen como un hombre «muy particular», que se vestía siempre con vaqueros y parecía andar escaso de dinero. En el barrio destacan, además, su carácter difícil, que le ha llevado a protagonizar numerosos altercados -«le teníamos por loco», afirma un residente-, y explican que cultivaba marihuana en un invernadero del jardín y que solía ensayar en el garaje con un grupo de folk. Según Europa Press, en su momento se le declaró exento del servicio militar porque tenía diagnosticada paranoia. Actualmente no trabajaba, pero su oficio conocido es el de instalador de aire acondicionado.

Las autoridades atribuyen a 'El Solitario' 36 atracos a oficinas bancarias en lugares como Murcia, Huesca, Ciudad Real, Albacete, Lugo, Castellón y varias localidades madrileñas, con un botín conjunto de unos 600.000 euros. Su último golpe fue en la Caja Rural de Toro (Zamora), de donde se llevó 6.000 euros en mayo de este año.

Su carrera delictiva tuvo un punto de inflexión el 9 de junio de 2004. Los guardias civiles Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal dieron el alto a su 'Suzuki' en un control de carretera en Castejón (Navarra) porque había cometido una infracción de tráfico. 'El Solitario', que venía de atracar un banco, sacó el cañón de su subfusil por la ventanilla y, con el vehículo todavía en marcha, disparó 23 balas, de las que catorce impactaron en los funcionarios y los mataron. Los investigadores vincularon este hecho con un asalto perpetrado en Vall d'Uixó (Castellón) el 10 de mayo de 2000, en el que se empleó la misma arma y falleció el agente municipal Vicente Ferrandis.

Fuente:
elcorreodigital.com
elpais.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...