viernes, julio 27, 2007

La trágica historia de Shambo


Shambo, un toro sagrado enfermo de tuberculosis, afronta sus últimas horas de vida y va camino del matadero, después de que la Policía lograra sacarlo del templo hindú en el que los monjes lo habían encerrado para evitar su sacrificio.

Los agentes tuvieron que llegar con una orden judicial para retirar al toro del templo de la congregación de Skandavale, en la localidad galesa de Camarthen, después de que los monjes de la hermandad impidieran a los veterinarios llevarse al bovino. Dentro y fuera del centro religioso, más de un centenar de simpatizantes y monjes hindúes llegados de lugares tan dispares como Nueva Zelanda o Suiza rezaban esperando un milagro para que las autoridades permitieran a Shambo seguir con vida.

La Policía tuvo que apartar por la fuerza a varios de los monjes que se habían congregado en torno al toro sagrado, que estuvo además custodiado por una cámara web que emitía imágenes suyas a tiempo real a través de Internet. Esa misma cámara ha sido la que ha confirmado que finalmente, alrededor de las 19.30 hora local, el toro ya no se encontraba en el templo.

Se espera que el animal sea sacrificado, de un momento a otro, mediante una inyección letal en un matadero galés, según ha informado la cadena pública británica BBC. Éste parece ser el fin definitivo para el protagonista de la historia de esperanzas y desilusiones de una comunidad hindú que ha visto cómo en los últimos meses las autoridades judiciales y políticas de la región se contradecían unas a otras sobre las medidas que debían tomarse ante la enfermedad del animal.

Shambo, de seis años de edad y cuyo sacrificio había sido fijado para hoy por el Gobierno galés, desató hace dos meses y medio una batalla judicial entre la citada congregación de monjes y las autoridades de la región. En un primer momento, el Ejecutivo decidió sacrificar al animal, pero la comunidad británica hindú recurrió a finales de junio a la Justicia galesa, que les dio la razón e indultó al toro. Sin embargo, este lunes los jueces del Tribunal de Apelación del Reino Unido, al que acudió el Gobierno, afirmaron que ven "justificada" la medida que las autoridades de Gales tomaron para proteger la salud pública y prevenir que se propague la enfermedad.

Como último recurso, los abogados de Skandavale habían solicitado una segunda prueba que determinase, de forma concluyente, que el animal padece tuberculosis bovina, una posibilidad que rechazó este martes la Asamblea galesa.

Fuente:
elpais.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...