martes, julio 17, 2007

Rubén Quintana está en coma inducido y tiene rotas dos vértebras cervicales


El jugador del Bilbao Basket Rubén Quintana se encuentra en coma inducido debido a la gravedad de las lesiones que sufrió en el accidente del pasado domingo en el municipio turístico de San Bartolomé de Tirajana, en Canarias. Por el momento, sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Insular de Gran Canaria y no se le pueden realizar ningún tipo de exploraciones en otras partes del cuerpo hasta conocer la evolución del hematoma que presenta en la cabeza.

El escolta 'rojillo' tiene fracturadas dos vértebras cervicales y el brazo izquierdo. La noticia positiva es que la operación de su ojo izquierdo fue satisfactoria, lo que le permitirá conservar la visión. El estado de salud del jugador es todavía muy grave y los médicos que le atienden quieren conocer su evolución en los próximos días antes de dar nuevos pasos.

El Bilbao Basket vive con «extrema preocupación» la evolución de su jugador. Quintana fue una de las cuatro personas que resultaron heridas en el accidente de tráfico del domingo, en el que fallecieron José Miguel Valentín, entrenador del equipo de baloncesto júnior insular del CB Gran Canaria, y el jugador Ferrán Monné.

El presidente del club bilbaíno, Xabier Jon Davalillo, explicó que «todos los que tenemos la fortuna de conocerle estamos compungidos desde el momento en el que conocimos la noticia. Desde el primer momento el jefe de los servicios médicos del club, Javier Gil, está en permanente contacto con el centro hospitalario en el que está ingresado y con los médicos del Gran Canaria». Davalillo añadió que desde la entidad vizcaína se han puesto «a disposición de su familia para todo lo que necesiten en estos momentos tan duros».

Por su parte, el entrenador del Bilbao Basket, Txus Vidorreta, definió como «palo muy gordo» el accidente de un jugador «muy querido» para él y que ha crecido deportivamente a su lado, ya que coincidieron tanto en La Palma, en LEB-2, como posteriormente en el club de La Casilla.

«Es un golpe terrible, cuando ayer (por el domingo) tuve conocimiento de la noticia recibí un palo muy gordo. La preocupación por Rubén es enorme, pero el impacto por el fallecimiento de dos íntimos amigos suyos, desde que eran chavales, es indescriptible», dijo. «Lo único que podemos hacer ahora es tener la esperanza de que Rubén logre salir de la mejor manera posible de la situación en la que se encuentra y, que posteriormente, vuelva a ser el mismo», agregó el técnico bilbaíno.

El correoso baloncestista de 1,91 de estatura se formó en los Salesianos de Las Palmas de Gran Canara. Llegó al equipo de La Casilla en 2001, cuando militaba en la LEB-2, temporada en la que consiguió su primer ascenso. Estuvo dos campañas más. En 2004 fichó por el Fuenlabrada, con el que vivió las dos caras de la moneda, un descenso y su posterior retorno a la ACB. Regresó a Bilbao y fue cedido al CAI Zaragoza.

Este curso que acaba de finalizar ha estado también cedido en el Ricoh Manresa, con el que ha subido a la máxima competición del baloncesto español. Ha sido, además, una de las piezas claves del equipo catalán.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...