viernes, septiembre 21, 2007

El oso Yogi, los guardabosques y el Parque Nacional


José Miguel Arrugaeta Historiador,
El oso Yogi, los guardabosques y el Parque Nacional

Tras la reciente comparecencia en la Audiencia Nacional española del filósofo Nicola Lococo y de los dibujantes Josetxo Rodríguez y Javier Ripa, contra quienes el fiscal interpuso una querella por «injurias al Rey», José Miguel Arrugaeta efectúa su particular análisis de esa querella, utilizando la ironía y personajes de la alegoría del propio Lococo para hacer ver lo descabellado de la misma.

(...)Cambiando de tema, pero hablando de lo mismo, leo en un periódico belga, «Het Laatste Nieuws», y pongo el nombre del diario por si algún guardabosques se enfada, así puede citar directamente al responsable del citado medio para ver si es difamación o atenta contra la honra y puntería del nombrado, pues yo realmente ando muy complicado y además no puedo acudir por otras razones -aunque aclaro que siempre firmo y me responsabilizo personalmente de todo lo que escribo-, y cito textual: «El rey Juan Carlos I de España es el tercer monarca más rico de Europa con una fortuna estimada en 1.700 millones de euros».

Valga la aclaración de que el artículo se refiere a patrimonios personales y no institucionales. Si eso es cierto -repito para que conste en acta que no lo afirmo yo, sino el periódico belga- estamos ante un récord Guiness. En apenas 27 años, sin patrimonios familiares de ningún tipo, declarado bajo juramento en su momento, hace una media de 63 millones de euros anuales, 5.250.000 euros mensuales, 14.400 euros diarios, trabajando hasta domingos y fiestas de guardar. Yo no digo ni pío, cada uno que piense lo que le de la gana.

Claro que si tenemos en cuenta que las ocupaciones de la institución, que involucran a la persona que -vuelvo a repetir por si las moscas- nombra el periódico belga y no yo, incluyen actos protocolares, saraos socio-culturales, reuniones de representación internacional, prácticas y accidentes de esquí, vela, caza de osos y vacaciones, además de una larga y variopinta lista de actividades sociales, más su tiempo libre personal, al que tiene derecho como cualquier mortal, estamos ante un récord mundial: el trabajador más productivo del siglo sin ninguna discusión.

Que yo soy republicano de tradición familiar y personal no hace falta ni decirlo, que me gustan los ositos Yogis y los bocatas de chorizo tampoco, que voté no a la Constitución española, porque nada tenía ni tiene que ver conmigo, es rigurosamente verdad, por lo que, sumado a otros muchos argumentos, me deben dar al menos un centenar de razones para sentirme parte e integrante de este Parque Nacional.

Pero a pesar de mis sentimientos, certezas y actitudes personales me queda la duda:

¿Dónde están los defensores de la libertad de expresión? ¿Será que sólo saltan, con fiereza y tarde, cuando les disparan los guardabosques a ellos directamente? Algo parecido debe de haberle pasado al finado osito Yogi. Cuando sacó las garras era demasiado tarde.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...