martes, septiembre 11, 2007

Los Premios MTV dan la nota


El domingo por la noche se repartieron los Premios del Vídeo y la Música que otorga la cadena MTV. Y con tanto músico reunido no es de extrañar que alguno quisiera dar la nota.

Lo intentó Britney Spears, con una actuación subidita de tono para la que eligió un conjunto al que la mayoría calificaría de lencería poco fina, pero la palma se la llevaron los ex maridos de Pamela Anderson, Kid Rock y Tommy Lee. Especialmente el segundo, que recibió una bofetada y un puñetazo por parte de su rocoso colega.

La gala se celebró en el Casino Palms de Las Vegas. Era la típica cena de autopromoción de la MTV: muchas estrellas, 'gente guapa', actuaciones en directo y premios para todos. Un rollo para adolescentes, políticamente correcto, hasta que la cosa se calentó y pasó a mayores. No podía ser de otro modo en la ciudad del pecado. El primer plato fuerte de la noche era la esperada reaparición en los escenarios de Spears tras el nacimiento de su segundo hijo, pero su número quiso ser tan picante que acabó por resultar indigesto. Distraída y descoordinada, el movimiento de sus labios no coincidía con la grabación de la canción. Ni siquiera su ajustado estilismo consiguió despistar a los asistentes, que miraban con estupor un baile que rozó el ridículo. La cantante, de 25 años, vistió un ajustado conjunto de ropa interior negra y plateada completado por una altas botas de cuero, mientras sonaba el play back de su nueva canción 'Gimme more' ('dame más'). Hace cuatro años ya que besó a Madonna en otra gala de la MTV.

Arruinada la cena, parecía que la noche no podía ir a peor, pero ¿qué es una velada en los casinos sin un buen espectáculo de boxeo? Allí estaban los ex maridos de la neumática vigilante de la playa, que entregaba un premio, para completar la jugada y convertir el glamuroso hotel en un 'saloon' del Oeste. Alicia Keys tocaba el piano -indispensable en toda pelea de bar-, cuando Lee, batería de Mötley Crüe y padre de los dos hijos de Anderson, le dijo algo de pasada a Rock, último marido de la actriz.

No debió de sentarle bien, porque sin pronunciar palabra le puso la mano encima. Y cuando Lee volvió a por más, llegó el puñetazo. Hay quien dice que su coreografía estuvo mucho mejor estudiada que la de Spears, dado lo poco que tardó en intervenir el personal de seguridad para expulsar del casino al problemático percusionista. La Policía ha tomado también cartas en el asunto y tras interrogar a los testigos ha abierto diligencias contra Kid Rock, que podría recibir desde una multa de 500 dólares hasta una condena de seis meses por agresión.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...