lunes, septiembre 17, 2007

Viuda y multimillonaria


Uno de los testamentos del tenor italiano Lucciano Pavarotti -pero no el último- fue leído el pasado martes. En él deja la mitad de su herencia a su viuda, Nicoletta Mantovani, y la otra a repartir entre sus cuatro hijas, según publicó ayer el diario italiano 'La Repubblica'. El testamento abierto fue dictado por el tenor el pasado 13 de junio, pero existe uno posterior del 29 de julio, según señaló esta semana el notario Luciano Buonanno, quien dijo que no sabía si había cambios respecto a los anteriores. Advirtió que puede haber varias últimas voluntades «válidas y no incompatibles entre ellas».

El último testamento fue redactado casi dos semanas antes de que Pavarotti ingresara en el hospital Policlínico de Módena, del que salió 18 días después para morir el pasado 6 de septiembre por un cáncer de páncreas. El documento de junio fue leído el pasado martes en presencia de los representantes legales de los herederos: su viuda y la hija de ambos, Alice, de cuatro años, y sus tres descendientes mayores, nacidas de un primer matrimonio, Lorenza, Cristina y Giuliana.

El notario Giorgio Cariani, encargado de abrir el documento, explicó al diario que, tal y como establece la ley, Pavarotti dejó un 50% a sus cuatro hijas dividido a partes iguales y un 25% a su viuda. El restante 25%, que el tenor podía decidir a quién destinar, fue asignado también a Mantovani, con lo que su viuda heredaría la mitad del patrimonio del cantante.

Pavarotti dejó dos «donaciones» de 500.000 euros para dos de sus colaboradores y, aunque el notario no precisó los nombres, el diario escribe que pueden ser «su fiel asistente Tino y la histórica secretaria Verónica». El notario Cariani habló también sobre la existencia de un último testamento y consideró que se tratará «de una adecuación, nada más».

Por su parte, el notario Buonanno, que fue el encargado de recoger la última voluntad dictada a finales de julio, señaló que si bien no puede revelar nada de su contenido, «se puede imaginar que el maestro, con este último acto, haya querido proteger a la hija más pequeña». El diario considera que en ese último testamento Pavarotti «revisó sus voluntades y vinculó el restante 25% (que en el testamento ya abierto iba a Mantovani) en todo o en parte a su hija Alice».

Los peritos aún deben establecer el valor del patrimonio del tenor, aunque el diario señala que «se concentran nubes sobre la efectiva consistencia de un imperio de 200 millones de euros». Al parecer, «inversiones equivocadas y otras operaciones fallidas habrían asestado un serio golpe a la caja de familia».

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...