lunes, octubre 22, 2007

AC/DC documenta su ascensión al estrellato en un DVD


Mañana se publica 'Plug Me In/Enchúfame' (Sony), DVD del quinteto australiano de hard rock y boogie macarra AC/DC; un triple cofre que recorre su carrera desde sus pinitos en las antípodas en 1975 hasta su estrellato iniciático en Gran Bretaña y la popularidad mundial actual sembrada en los estadios yanquis y estirada hasta el año 2003. No en vano, sólo en USA AC/DC han vendido setenta millones de álbumes.

El primer DVD de 'Plug Me In' desentierra sus inicios mediante playbacks televisivos ante audiencias de la época, actuaciones en institutos australes filmadas con cámaras en blanco y negro apostadas en un lado del escenario, y su estallido europeo como gran fisión del rock todoterreno, no sólo apto para las huestes del heavy metal, pues es sabido que AC/DC atrapan a todo tipo de públicos.

Infecciosos debido a sus ritmos machacones que maman del blues y borbotean como el rock and roll clásico, los AC/DC del período 1975-1979 recogidos en este primer DVD estaban conducidos por su cantante original, Bon Scott, un quinqui flaco, despechugado y tatuado que marcaba paquete torero, escrutaba los bajos instintos con su mirada luciferina y se paseaba rijoso por los tablados mientras entonaba himnos eternos del calibre de 'TNT', 'High Voltage', 'Rocker' y 'Autopista al infierno', o rendiciones a clásicos blues tipo 'Baby Please Don't Go', con strip tease espontáneo incluido, según muestran las imágenes.

La banda se encontraba en la cima de la fama cuando Bon Scott murió ahogado en su propio vómito en el coche. El deceso acaeció durante una borrachera tras un concierto ofrecido en Londres el 19 de febrero de 1980. Le sustituyó al micrófono el ronco y afanoso Brian Johnson, de la banda inglesa de glam-rock Geordie.

Entonces, Angus Young, el convulsivo guitarrista de AC/DC, no tuvo rival carismático en el seno de la alineación y se reveló como icono único de la banda y del rock universal gracias a su estética: pequeñajo pero matón, uniforme de colegial en pantalones cortos, gorra con la inicial 'A', cartera de los libros a la espalda y aspavientos que homenajean a otro gran clásico, Chuck Berry, cuyo 'paseo del pato' Angus fagocitó sin rubor.

Igual que Chuck Berry, AC/DC se han mantenido fieles a su estilo, impertérritos en sus planteamientos, herméticos a la evolución y autolimitados en sus ambiciones artísticas.

Mantenedores del ADN del R&R, los australes asumieron el mismo papel que Status Quo, Ramones o Motörhead y consiguieron acceder a los estadios, recintos ciclópeos y multitudinarios que llevan llenando desde los 80, hecho que certifica el segundo DVD, que cosecha éxitos como 'Back In Black', 'Ballbreaker' o 'Thunderstruck', algunos tomados de conciertos rusos, otra prueba más de su grandeza.

DOS EDICIONES
'Plug Me In' se lanza mañana y se dispensa en dos ediciones: la sencilla y económica, con los dos discos comentados en el texto central, y en una presentación de lujo con una tercera rodaja que compila más actuaciones raras y regala memorabilia en forma de pósters, entradas de conciertos, etc. En bastantes ocasiones el modernista DVD no puede ocultar las primitivas fuentes catódicas y vídeográficas de las imágenes, pero ello aumenta el encanto de una época donde el rock era real.

Gaaanasdssssssssssss......este cae fijo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...