lunes, octubre 15, 2007

Belleza robada


Grecia quiere que le devuelvan lo que es suyo. Y ayer, aprovechando el traslado de los restos de la Acrópolis de Atenas a un nuevo museo construido junto a la colina, el ministro griego de Cultura, Mijalis Liapis, declaró en voz alta que es «un deber a la civilización mundial» la devolución a Grecia de los frisos de mármol que desde hace años se exhiben en el Museo Británico de Londres.

«El nuevo recinto protege y muestra las reliquias del Partenón de la mejor manera. Esto nos lleva a renovar la petición para reunificar los frisos», exclamó Liapis. Poco antes, el primer contenedor metálico de color azul que contenía parte de un friso de 2,3 toneladas de peso perteneciente al Partenón fue desplazado por una de las tres gigantescas grúas instaladas junto al templo. El nuevo museo se encuentra apenas a 300 metros del monumental conjunto que refleja todo el esplendor de la Grecia clásica. Entre los asistentes al traslado de 300 estatuas, frisos y bloques esculpidos del Partenón y del resto de los monumentos de la Acrópolis se encontraba el embajador británico en Atenas, quien hizo, nuevamente, oídos sordos a la antigua petición griega.

«Grecia envía ahora un mensaje al Museo Británico. Las reliquias de la Acrópolis deben de ser exhibidas en el Nuevo Museo. Tengo la certeza de que no estamos muy lejos de que se cumpla el sueño de Melina Mercuri», declaró Costas Tzambas, ingeniero responsable del traslado. La fallecida actriz y ministra de Cultura fue la impulsora, en los 80, de una campaña mundial para el regreso de los frisos del Partenón. La serie de espectaculares esculturas en mármol fue llevada a Reino Unido en 1801 por Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin y embajador británico en el Imperio Otomano, que entonces incluía a Grecia.

El Partenón recibe cada año dos millones de visitantes, cifra que las autoridades griegas confían en incrementar con la puesta en marcha del museo. El arte griego será protegido de esta manera tras pasar casi 25 siglos a la intemperie.

La construcción del nuevo museo se ha demorado a lo largo de 30 años y el hecho de que no pudiera ser inaugurado, como estaba previsto, para los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas supuso una auténtica conmoción nacional.

Las piezas trasladadas ayer estaban aseguradas en 400 millones de euros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...