domingo, octubre 14, 2007

Las diosas del mundo


Tan sugerente como esperanzadora es la línea curva que dibuja el embarazo de una mujer. Bajo esa piel que crece paulatinamente se gesta una nueva vida.

Carmen Arbués (Murillo de Gállego, Zaragoza, 1964) pinta los cuerpos desnudos de embarazadas para que después sean capturados por el fotógrafo francés François Poirier (París, 1954). Juntos han publicado 'De un mundo a otro', una obra que recoge las más bellas instantáneas de una dulce y colorida espera.

«Hechizados por el enigma de los vientres de las hembras, hemos querido rendir un homenaje a todas las madres del mundo», reza el prólogo de la obra. Ese embrujo surgió hace ya una década. Arbués tenía una amiga embarazada, le propuso maquillar su cuerpo de forma artística y ser fotografiada por Poirier. La idea salió «publicada en muchas revistas y gustó». Entonces a la maquilladora, quizá por ser mujer, se le ocurrió la más bella de las historias: convertir a las embarazadas «en una especie de diosas con un universo propio» a través de la fotografía.

A lo largo de más de 200 páginas, 50 modelos en 150 fotografías diferentes muestran, a través de la desnudez, algo de belleza tan efímera como es su vientre gestante, «con el maquillaje y la luz como único vestido». Escenarios interiores y exteriores, de países diversos, arropan a las embarazadas. París, por ser su residencia durante muchos años; La Habana, por colaborar con su Escuela de Teatro; Venecia, por su belleza; la Costa Brava, por representar al país de nacimiento de Arbués y el río Gállego, por su niñez. No hay obstáculo para estas diosas, porque bajo el agua también posan.

Durante diez años, han encontrado embarazadas alrededor del mundo en su periplo profesional. Desde la curandera a la diseñadora de joyas, pasando por la música o el ama de casa. Cada mujer capturada por Poirier se sumergía en un escenario personalizado, «un concepto estético hecho a medida». En la época de la guerra de Irak querían «una cosa muy suave». La modelo, sobre un suelo de algodón blanco, lleva dibujado en su vientre una paloma, símbolo universal de la paz. «François le pidió un mensaje para que el animal lo llevara en su pico». Eligió, quizá, el más acertado: 'Nada más que el blanco para soñar', del poeta Arthur Rimbaud.

Todo no es un camino de rosas. Arbués destaca la «dificultad» de trabajar con embarazadas. «Cuando el niño se mueve, el volúmen del lienzo puede cambiar». Tampoco se quedan cortas las horas que dedica a sus obras de arte. En el caso de 'La sirena de Francia', la nadadora Laure Manaudou, «fueron ocho». Pintada de azul, en honor al agua en la que desarrolla su actividad, e inspirada en la Venus de Botticelli, la campeona de natación sincronizada lleva dibujado en su vientre un «angelito que duerme», muy acorde con la época en la que fue fotografiada: Navidad.

'De un mundo a otro' está editado por Artefacto Creación, una joven empresa propiedad de la pareja dedicada a las creaciones artísticas. El libro, en formato 28 x 35 cm. y a color «para poder captar la grandiosidad de la fotografía», es una manera de «representar el embarazo». «Nosotros -reflexiona- estamos muy en contra de la política que no lo fomenta entre las trabajadoras».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...