martes, octubre 23, 2007

Noah Gordon en La bodega


En la primera incursión literaria de Noah Gordon por tierras españolas, el autor estadounidense sacó a relucir los episodios de la Inquisición y de la expulsión religiosa del XVI. Con este fondo histórico escribió 'El último judío', su última novela antes de la que presentó ayer en Madrid, 'La bodega', en la que Gordon también trata las guerras y peleas entre españoles, en este caso las carlistas, si bien atemperadas por el agradable sabor del vino.

El autor de 'El rabino' y 'El médico', explicó ayer que desde su primera visita a España en 1990 se sintió atraído por el vino, una «experiencia nueva» que llegó a convertirse en «una obsesión». Empujado por ella empezó a investigar la cultura de los viñedos y en ella situó la trama de su nuevo libro. Como no podía faltar el elemento histórico por el que Gordon se hizo famoso, el escritor se fue a las guerras carlistas e hizo de yn exiliado en Francia el protagonista de la obra.

Josep Álvarez trabaja en la bodega de Mendes cuando éste le informa de la muerte de su padre. A pesar del riesgo que corre cruzando la frontera, Josep vuelve a Cataluña para hacerse cargo de las viñas familiares, hasta entonces dedicadas a producir vinagre, pero de las que luego sacará un caldo de alta calidad gracias a todo lo que ha aprendido en Francia.

El asesinato del general Prim, político progresista de mediados del siglo XIX, sirve también para ambientar la política en la que se mueve la novela. Incluso Gordon llegó a comparar ayer la muerte del militar con la de John F. Kennedy, debido a las circunstancias aún no aclaradas de los dos asesinatos.

El escritor norteamericano explicó que la novela ha pasado por los filtros de varios especialistas en bodegas y de un historiador, Pere Anguera. No quería cometer errores, pues sus obras «están llenas de pequeños detalles y muchos datos que el lector toma siempre como verdades. Por eso es una gran responsabilidad».

Gordon ha estado ocho años de parón literario y alejado de la escritura a causa de la enfermedad de dos familiares suyos. «La literatura exige disciplina y dedicación diarios», comentó. Con 81 años, siente que su inspiración se agudiza y lamenta que no tenga tiempo para convertir en novelas todos los argumentos que se le ocurren. Como solución, probará la distancia corta del cuento. «En los próximos dos o tres años plasmaré esas diez o doce ideas en relatos, un género que para mí es un reto, ya que exige un gran ejercicio de condensación».

Hijo de judíos exiliados de Europa por la Segunda Guerra Mundial y ex periodista del 'Boston Herald', dedicado a temas de sanidad, Noah Gordon debutó en 1965 con 'El rabino', que estuvo más de 26 semanas en la lista de los libros más vendidos del 'New York Times'. Fue el inicio de una carrera en la que ha vendido millones de ejemplares de sus obras.

El autor fue uno de los primeros que supo explotar el filón de ventas de la novela histórica, el género que actualmente acapara más del 40% dentro de la edición de literatura. «Ojalá revisar el pasado sirva para algo, para corregir errores», argumenta el escritor para explicar su lealtad al género histórico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...