martes, octubre 09, 2007

Un achuchón peligroso


Claudia Vollhardt preparaba con la orca 'Tekoa' uno de los números con los que ambos sorprenden cada día a los visitantes del OrcaOcean, en el Loro Parque de El Puerto de la Cruz. La modelo y bióloga marina alemana buceaba en el estanque apoyada en el morro de la orca, que la impulsaba a golpes de aleta caudal. En un momento, 'Tekoa' golpeó con su hocico a la instructora, la agarró con su boca por un brazo, rompiéndoselo, y la volteó bajo el agua. La joven, de 29 años, trató de mantener la calma ante los movimientos de la mole de 1.500 kilos de peso y 7 metros de longitud que había escapado a su control. Con escasa fortuna.

En el exterior del tanque, de 12 metros de profundidad y en el que se contienen 22 millones de litros de agua de mar a 13 grados, observaban el drama sus compañeros, impotentes ante la escena que se desarrollaba ante sus ojos. «Claudia nunca perdió el conocimiento ni la calma... Fue una mala maniobra, no un ataque. La orca sólo tiene 7 años. No estaba en celo», explicó a EL CORREO Patricia Delponti, responsable de comunicación del Loro Parque tinerfeño. «Si la hubiera querido atacar, no estaría viva», señaló. La joven bióloga pudo escapar de su compañero de juegos y ganar por su propio pie el borde de la piscina.

Vollhardt fue trasladada al Hospital Universitario de Canarias en estado de 'shock' y quedó ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos. La joven sigue internada tras ser operada de una herida abierta en el antebrazo derecho con fractura de cúbito y radio.

El incidente tuvo lugar el sábado, durante el período de 'playtime' (tiempo de juego) entre las tres representaciones diarias, minutos que los cuidadores destinan a practicar con las cuatro orcas del parque. Se trata de los machos 'Keto' y 'Tekoa' y de las hembras 'Kohana' y 'Skyla'. Todos los ejemplares proceden del SeaWorld de Florida y pertenecen a la tercera generación de orcas nacidas en cautividad en el acuario californiano. La joven bióloga es la primera y única entrenadora de estos grandes cetáceos en Europa, con los que ha trabajado en Asia y Oceanía. Se incorporó al Loro Parque en 2003, después de grabar en sus aguas un anuncio como modelo. «La primera vez que entras en contacto con un animal como ése no lo olvidas en tu vida; es como el primer beso», aseguró. Hay amores que matan.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...