jueves, octubre 11, 2007

Y el campeon de la maraton de Perdidos en Bilbao es...


Pasar la noche anterior a un examen viendo la tele no parece muy buena idea, aunque a Adrián Acerete no le ha ido nada mal. Él es el ganador del maratón de 'Perdidos' organizado por la Fnac Bilbao.

El reto consistía en aguantar ininterrumpidamente 35 horas, el tiempo que duran las dos primeras temporadas de la serie, frente a la pantalla. Al final, 31 de los 39 concursantes lo consiguieron, pero sólo uno podía ser el ganador del viaje a Hawai para dos personas que servía de reclamo para completar la hazaña. Como desempate, la organización había preparado una batería de preguntas sobre la serie, ya que, además de vencer al sueño, uno debía prestar atención a la trama. Y en ellas este zaragozano de 21 años, que acertó 50 preguntas, no tuvo rival. En realidad sí lo tuvo: su amigo y compañero de clase Pablo Priego, con el que viajó desde la capital aragonesa y que será quien le acompañe en el vuelo a Honolulú.

No dieron opciones en la fatídica tanda de penalties en forma de cuestionario. Y eso que «ha sido lo más difícil de todo», declaró Acerete. El concursante que fallara una pregunta estaba descalificado y los demás seguían hasta que sólo quedara uno. En la pregunta 23 llegó la primera celebración. Los dos estudiantes de ingeniería informática se quedaron solos. Sólo ellos sabían que el padre de Shannon murió exactamente a las 8.15. «Son dos números muy importantes en la serie, creo que acertamos por deducción», confesaron. Aun así, el examen siguió hasta la número 50, en la que Priego falló, con la consabida algarada de sus compañeros de encierro, ansiosos de volver a casa y ducharse. No hacía falta un avezado olfato periodístico para descubrirlo.

Lo más difícil había pasado. Era el momento de las fotos, de las felicitaciones y de pensar: «¿Qué vamos a hacer hasta las nueve de la mañana que sale nuestro autobús para Zaragoza?». Sin embargo, no les importaba demasiado tener que pasar la noche al raso. «Ni siquiera habíamos cogido hotel, se nos ocurrió de repente; cuando decidimos venir no estábamos muy convencidos», explicó Acerete.

Quizá la próxima vez que sus padres les pillen viendo la tele el día anterior a un examen, la reprimenda no será tan dura. Y es que, como los maestros suelen decir, estudiar el último día no sirve de nada. «Nosotros habíamos visto con anterioridad toda la serie, incluida la tercera temporada en inglés, porque todavía no se ha emitido en España».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...