lunes, noviembre 05, 2007

El FBI devolverá a España un mapa de Ptolomeo


El FBI entregará a la Policía española el próximo jueves, en Nueva York, uno de los mapamundi de Ptolomeo sustraído de la Biblioteca Nacional el pasado mes de agosto. Esta institución, dependiente del Ministerio de Cultura, denunció el robo de un total de 19 ilustraciones contenidas en 13 láminas que fueron arrancadas de diez libros.

El español César Gómez Rivero se confesó culpable y aseguró que sustrajo diez mapamundis de Ptolomeo de una edición incunable de 1482, de los cuales ocho fueron devueltos en Buenos Aires y posteriormente puestos a recaudo de las autoridades españolas. Los otros dos también han sido localizados: uno en Nueva York (EEUU), el que será devuelto esta semana, y el otro en Sydney (Australia).

El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, emprenderá mañana un viaje a Estados Unidos, donde se reunirá con los responsables del Departamento de Seguridad Interior del Gobierno estadounidense. El jueves, Mesquida mantendrá una entrevista con el director del FBI, Robert S. Mueller, quien le hará entrega del mapamundi robado. La obra estaba en poder de un coleccionista y se encuentra pendiente de verificación.

La oficina neoyorquina del FBI supo de la existencia del mapa que ahora entregará a España a través de su agregado legal en Madrid, quien había sido informado por la Policía española de que el propietario de una tienda de antigüedades de Manhattan creía tener uno de los grabados robados en la Biblioteca Nacional.

Por otro lado, el pasado 25 de octubre, el Gobierno de Australia confiscó uno de los mapamundis sacados ilegalmente de la institución, como trámite previo a su entrega a las autoridades españolas.

La obra localizada en Sydney, que fue entregada voluntariamente a la Policía por el anticuario Simon Dewez, ha sido trasladado a la Biblioteca Nacional de Australia en Canberra. Allí ha quedado en depósito hasta que pueda ser entregado a las autoridades españolas, siguiendo el periodo de 30 días que establece la la ley australiana sobre la conservación del patrimonio.

El anticuario Simon Dewez manifestó que en agosto pasado había comprado el mapa «de buena fe» a un marchante de Estados Unidos, a través de Internet, para unos clientes australianos, sin sospechar su procedencia ilícita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...