viernes, noviembre 02, 2007

El hombre que arrasó Hiroshima


El general de brigada retirado Paul Tibbets, piloto y comandante del B-29 'Enola Gay', el avión que el 6 de agosto de 1945 descargó sobre Japón la primera bomba atómica, que mató a unas 100.000 personas, murió ayer en su domicilio de Ohio, según se informa en su página de Internet. La nota no detalla las causas de la muerte de Tibbets, que tenía 92 años. El militar retirado deja esposa, Andrea, y tres hijos. Su cuerpo será incinerado.

El 6 de agosto de 1945, Tibbets, al mando de un B-29 bautizado con el nombre de su madre y con nueve tripulantes a bordo, llevó hasta la ciudad japonesa de Hiroshima la primera bomba atómica usada en guerra. Una tarea bien distinta a la que acometió cuando, con 12 años, voló por primera vez en un biplano. En aquella ocasión derramó sobre los asistentes al hipódromo de Hialet, en Florida, una lluvia de caramelos.

«La bomba se descargó a las 08.16 horas de la mañana», se lee en el relato de la página personal de Tibbets. «Se produjo una explosión terrible, muy fuerte, inimaginable, cerca del centro de la ciudad. La tripulación del 'Enola Gay' vio una columna de humo que se elevaba rápidamente y fuegos intensos que brotaban». La explosión destruyó completamente el 65% de los edificios de la ciudad y mató en el acto a unas 70.000 personas. En los cuatro meses siguientes, las heridas causadas por el estallido y la radiación elevaron la cifra de muertos a más de 100.000 personas. La bomba fue llamada 'Little Boy'.

Tres días después, Tibbets sobrevoló Nagasaki para observar las condiciones meteorológicas antes de que otro avión estadounidense descargara la segunda bomba atómica. Los bombardeos atómicos forzaron la rendición de Japón y, desde entonces, han sido fuente de debate entre quienes los consideran crímenes de guerra y los que sostienen que de esa forma se evitaron más víctimas.

Tibbets había nacido en Illinois en 1915, estudió en la Academia Militar del Oeste y en 1937 ingresó como cadete en el Cuerpo Aéreo del Ejército en Kentucky. Un año más tarde ganó sus alas de piloto. Durante la II Guerra Mundial, comandó misiones de bombardeo sobre la Europa ocupada por los alemanes. En 1943 regresó a EE UU para incorporarse a las pruebas de los nuevos Boeing B-29, conocidos como 'Superfortalezas'. Después fue elegido entre un escogido grupo de pilotos para incorporarse al 'Proyecto Manhattan', el programa secreto sobre armas nucleares.

Tibbets fue el encargado de estudiar las modificaciones a realizar en los aparatos para cargar y soltar las gigantescas bombas atómicas. El 5 de agosto de 1945, el presidente aprobó el uso de la bomba. Cuando Tibbets se retiró de la Fuerza Aérea, en 1966, había completado más de 29 años y medio de servicio, pero siguió volando como piloto de aviones privados y trabajó como ejecutivo para una empresa aeronáutica. Fue el único hombre que participó en las dos misiones aéreas más sanguinarias de la historia.

Fuente:
elcoreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...