lunes, noviembre 19, 2007

Sobre Ibañez y los 50 años de Mortadelo y Filemon


Después de medio siglo "atado a la pata" de su pupitre para dibujar los álbumes de Mortadelo y Filemón, Francisco Ibáñez ha afirmado hoy en una entrevista con Efe que "si hay un matrimonio bien avenido en el mundo, es el de las nalgas y mi taburete".

"Mortadelo y Filemón", la más célebre de sus historietas, cumplirá 50 años en enero de 2008, todo un récord de longevidad para el cómic español que el dibujante barcelonés achaca a que "se han mantenido enganchados a la actualidad, sin cambiar en su esencia".

Tantos años haciéndole "la puñeta" hacen que Ibáñez pase por "momentos de odio" hacia sus personajes, aunque también siente "mucha envidia de ellos, porque siempre andan recorriendo el mundo", mientras que él no puede "ni menearse del pupitre".

El dúo de desastrosos agentes de la T.I.A. vio la luz el 20 de enero de 1958, en una historieta de una página que apareció en la revista Pulgarcito bajo el título "Mortadelo y Filemón, Agencia de Información", después de que Ibáñez dejara su trabajo en un banco y fuera contratado como dibujante por Brugera.

Desde entonces, se han publicado alrededor de 180 álbumes de Mortadelo y Filemón en diversos formatos y editoriales, algo que al principio obligó al dibujante a trabajar "como un esclavo, a un ritmo espantoso de más de veinte páginas semanales", hasta una fecundidad estándar "de entre cuatro y seis álbumes al año".

La inagotable creatividad de Ibáñez, único superviviente junto a Jan de los historietistas de su generación, se basa en "tocar temas de actualidad que están en los medios y que ocurren alrededor de la gente, pero que no quedan pronto olvidados".

Así, en lugar de envejecer, en sus 50 años vida Mortadelo y Filemón se han paseado por el filo de la actualidad, protagonizando aventuras como "La crisis del golfo", "Barcelona' 92", "Maastritch. ¡Jesús!", "Las vacas chaladas" o "¡Llegó el euro!", tal y como refleja el "Gran Libro de Mortadelo y Filemón", publicado por Ediciones B con motivo del cincuentenario.

Y aunque se han sabido adaptar a la modernidad, otra clave del éxito de Mortadelo y Filemón es "no haber cambiado nada en sus 50 años -dice Ibáñez-. Si Mortadelo cambiara su levita desfasada por 'look' actual, con parka y deportivas, estaría muerto".

Ibáñez se considera "un dibujante muy malo", y destaca que lo esencial de sus obras es el guión. "Puedes hacer virguerías de dibujos, pero si el guión no acompaña, el lector se aburre", afirma.

Para el también de autor de "Rompetechos", "Pepe Gotera y Otilio" o "13 Rue del Percebe" -obra que fue la "más difícil" de crear, por su limitada estructura-, la importancia del cómic radica "en su sencillez: su única pretensión es hacer pasar un buen rato al lector".

En referencia a la sentencia contra los dibujantes de la portada de la revista "El Jueves", Ibáñez cree que "se ha exagerado un poco", pues es "un asunto que no tenía mayor importancia y que se hubiera resuelto mejor con un toquecito o una pequeña amonestación".

Con 71 años y una vitalidad desbordante, el historietista se ve "otros 30 años dibujando", aunque es consciente de que en algún momento tendrá que ceder a sus "ataques de ciática y lumbago", y quizás, dejar a sus personajes en manos de otro dibujante, algo que le "gustaría" que sucediera, porque hay muy buenos dibujantes".

Por desgracia, Mortadelo y Filemón no podrán celebrar en paz su cincuentenario, pues en sus próximos álbumes, Ibáñez planea enviarlos a las Olimpiadas de Pekín y enfrentarlos a todos los villanos que han encerrado en sus anteriores aventuras, que regresarán de golpe en "La venganza de los cincuentones".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...