lunes, noviembre 19, 2007

Titín III puede con todos


Que gozada ayer tarde en el Ogeta, lleno a rebosar pra ver en directo, por primera vez en mivida, un partido de la liguilla de semifinales del Torneo del Cuatro y Medio, que en este año enfrentó sin duda a los mejores especialistas de la distancia, y que ha deparado una final sorprendente.

Titín III, que siempre desempeñó el papel de comparsa para los sabios de las apuestas, se medirá el próximo 2 de diciembre a Barriola. Atrás han quedado dos de los principales candidatos al título: Martínez de Irujo y Olaizola II.

El riojano, partido a partido, ha podido con todos. Primero contra sus rivales en la propia cancha, que es la que quita y da victorias y derrotas. Segundo contra los pronósticos. Se da la paradoja que en los cuatro encuentros que ha disputado siempre se tiró el dinero de salida por el color de sus oponentes.

La cátedra volvió a despreciar un día más sus opciones. Cantó 100 a 40 euros a favor del navarro. Su botillero, Asier Olaizola, expresó antes del inicio de la decisiva semifinal. «Es una exageración la tendencia que marcan las apuestas». Los sabios que proclamaban que el de Tricio «no parecía un contrario de entidad para el de Asegarce», tendrán que morderse la lengua. El resultado final, inapelable.

Peor no se le pudieron poner las cosas. En cuatro minutos pasados el favorito logró en el marcador un colchón (7-0) para afrontar el choque exento de zozobras y llenar de urgencias su oponente. Aplicó su conocido manual. Luego, con todo el frontis de cara envió un derechazo bajo chapa, 7-1. El rezagado se llenó de presión y vinieron a zarandearle los fantasmas del fracaso.

Tantos es así que Aimar fue a interceptar de aire los saques del de Tricio. Un hecho jamás contemplado en su dilatada carrera profesional. De lo que se desprende que llegó hasta el Ogueta, que registró un lleno total, excesivamente preocupado por la definición de la que suele hacer gala Titín III.

El marcador se apretó, 7-6, y entre los apostantes se extendió una cierta incertidumbre, que muy pronto la disipó el navarro poniéndose al mando de los acontecimientos: 10-6 y 11-9. Ambos contendientes llegaron al ecuador con las espadas en todo lo alto: 11-11. Con una volea atómica al 'txoko y su tercer saque el pelotari de la tierra del vino desniveló la contienda: 11-13.

El 'becadero' de Goizueta, entre luces y sombras, se fue para adelante: 16-13. Fue en el mismo momento que salió a relucir la hipermotivación de Titín III. Plantó cara al predador de la 'jaula' con su juego agresivo y defensivo y no volvió a perder el hilo conductor de la victoria, 16-18, 17-18, 17-21, 19-21 y 19-22.

El ganador tuvo que recurrir a sus mejores armas para llegar a su tercera final. A su fortaleza mental hay que añadir su mejor disposición y colocación en la cancha. «Ha sido un triunfo mental y físico», reconoció Julián Retegui. El derrotado, mal. Perdió sus señas de identidad. Y también la paciencia.

Y yo estuve alli...y hasta ganamos pasta¡¡

Menos las primeras frases y la ultima el articulo es del correodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...