lunes, noviembre 26, 2007

Victoria entre golpes de Loonen


El marroquí Abdelhadi El Mouaziz, vencedor pero alejado de la mejor marca de la prueba que intentó batir, y la holandesa Kristijna Loonen, ganadora indiscutible aunque con una conducta extraña en plena carrera, fueron los protagonistas del maratón de San Sebastián, que cumplió 30 ediciones con casi 2.700 inscripciones.

No parecía fácil recortar la marca establecida en 2002 por el keniano Timothy Cherigat, y así quedó patente al final de la prueba porque sus 2.09:34 continuarán como récord un año más. Abdelhadi El Mouaziz llegó a San Sebastián con una bien forjada preparación y hasta con cuatro compatriotas dispuestos a ayudarle en la empresa, entre ellos su hermano Abdelkader, un corredor de postín -ganador de los maratones de Nueva York y Chicago-, pero por edad en etapa de declive.

Hasta casi el km.19, las 'liebres' condujeron a Abdelhadi El Mouaziz en tiempo de récord o para acabar sobre las dos horas 10 minutos. Luego vino el bajonazo físico, la retirada de Abdelkader El Mouaziz y se esfumó la esperanza de una marca de relieve.

Eso sí, en esta mañana de 9 a 11 grados de temperatura y elevada humedad, el corredor norteafricano tuvo los recursos y las fuerzas para acabar la distancia en un meritorio tiempo de 2.12:45, más aún al rematar muchos kilómetros en solitario y presentarse en Anoeta con casi seis minutos de ventaja sobre el segundo clasificado.

El papel de los corredores locales, federados y no federados, resultó mejor de lo esperado al situarse cinco entre los diez primeros, y José Antonio Blanco, del Txindoki AT, cuarto y campeón de Guipúzcoa con 2.25:47. La cita maratonista donostiarra, seguida por miles de personas por el centro de la ciudad, tuvo en la corredora Kristijna Loonen una peculiar protagonista. Conforme a lo esperado fue candidata a ganar y, luego, vencedora justa en 2.47:12. Pero la corredora, de 37 años de edad, con buenos registros en los maratones de Rotterdam y Amsterdam, e, incluso, este mismo año ganadora del de Barcelona, tuvo una conducta impropia de atleta en plena carrera y al finalizarla.

Se paró hacia el kilómetro 10 y, sorpresivamente, empezó a dar patadas a las puertas de coches aparcados y a golpear sus espejos retrovisores. Terminada la faena continuó la prueba, ganó y al llegar a meta pateó botellines de agua e hizo gestos poco corteses.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...