miércoles, diciembre 05, 2007

Atentado de cine contra Bush


Muerte de un presidente deja patente lo fácil que es distorsionar la realidad. Esa fue la motivación del británico Gabriel Range para recrear el asesinato de George W. Bush a través de imágenes de archivo y efectos especiales con el objetivo de analizar las consecuencias que tendría ese magnicidio. Range usa el asesinato de Bush «como metáfora de muchas cosas que se produjeron después del 11-S». Define su falso documental, desde hoy en las salas, como «una lente del futuro para echar una mirada sobre el presente». «Cuando la escribí estaba en el futuro próximo, ahora está ambientada en el pasado reciente. Hablo del cinismo con el que la Administración Bush utiliza las circunstancias para llevar al país a una guerra».

El director, coguionista y productor recuerda que viajó a Nueva York cinco días después del 11-S. «Me llamó la atención lo unida que estaba la gente. Pensé que había una oportunidad para hacer algo positivo, pero la Administración Bush llevó al país a una guerra». 'Muerte de un presidente' retrata al presidente «con simpatía, incluso con empatía». «En lugar de mostrarle como un idiota apostamos por expresar la admiración que realmente siente alguna gente hacia él. La intención era humanizarle. Naturalmente, el personaje se retrata solo».

Range entiende que el público europeo se divertirá con esta visión de Bush, «porque percibe la parodia y la ironía de esa mujer que le escribe los discursos y dice que está tocado por Dios». El director asumió que abordar su asesinato es un acto deliberado de provocación. «Dijeron que el filme era despreciable y abominable, incluso Hillary Clinton lo rechazó. Molestó a mucha gente y yo recibí amenazas de muerte. Un presentador de la Fox me dijo que le parecía muy irresponsable distorsionar la realidad. Y yo pensaba, ¿no es eso lo que vosotros hacéis todos los días?».

Al público norteamericano le ha resultado difícil digerir 'Muerte de un presidente', que se ha visto en salas pequeñas de Los Ángeles y Nueva York. «La mayoría de los americanos prefieren aceptar que sus hijos han muerto por una causa justa a pensar que lo han hecho por la mentira».

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...