domingo, diciembre 30, 2007

Comunion en La Catedral : Euskal Herria vs Cataluña III


Como ya viene siendo habitual en estas fechas, en los tiempos del turrón y las burbujas, Euskadi se vistió ayer de corto para disputar su tradicional partido navideño en un ambiente de fuerte carga reivindicativa, expresada a través de la fuerza de la garganta y el mosaico de la pancarta. Lo hizo, eso sí, bajo el nombre de Euskal Herria, una denominación de origen que solía emplearse casi con exclusividad en la esfera sociopolítica y que ahora, por vez primera, desciende a un campo de fútbol para echar raíces. Empató frente a Catalunya, otra selección que bebe vientos por su oficialidad en el panorama internacional, dos combinados en perfecta sintonía que brindaron un choque festivo en el que las gradas confraternizaron y los jugadores ofrecieron un bonito espectáculo repleto de exquisitos detalles y fútbol de muchos quilates. El resultado final, 1-1, era lo de menos; el sentimiento de pertenencia acabó por componer un cuadro de entrega popular dibujado con la convicción. Comunión total en 'La Catedral'.

Había mucho artista anoche en el césped de San Mamés. Los seleccionadores -José Ángel Iribar y Mikel Etxarri, y Pere Gratacós- alinearon sus onces de gala y se subieron a la noria de las sensaciones que bendijeron a una efervescente 'Catedral'. Labaka, Etxeberria, Llorente, Yeste y Aranburu, entre otros, se batieron el cobre por Euskal Herria; en frente, la calidad catalana pasaba por las botas de Xavi, Sergio García y Bojan, hijo de madre española y padre serbio, un fenómeno en ciernes.

En busca de la revancha

Por momentos, el ambiente parecía inglés, envuelto en cánticos, y los jugadores se afanaron en desplegar un juego vistoso para no desentonar con la grada. En cierto modo, se trataba de una especie de revancha después de aquel empate a dos que ambos combinados firmaron hace poco más de un año en el Camp Nou. Ahora, el escenario era diferente, se 'actuaba' en San Mamés, y los dos equipos mordieron para hacerse con la victoria.

Fuera del ambiente de la reivindicación y la pancarta, aderezado con una policromía hipnótica y los incesantes gritos a favor de la independencia, se jugó un partido de fútbol. Vistoso, permisivo en la presión y con un agradable sabor anárquico que otorgaba una mayor libertad creativa. Euskal Herria alineó a siete jugadores del Athletic y desde el principio asumió su rol de dominador. Yeste manejaba el juego en la sala de máquinas y Etxeberria, que tuvo que retirarse lesionado al filo del descanso -está por ver si peligra su concurso ante el Racing-, fue el que más dinamita llevó a la portería de Catalunya.

La falta de acierto impidió que se moviera el marcador hasta que llegó el zarpazo de Bojan. El joven atacante del Barcelona recibió un magnífico pase en profundidad de Coro, burló la salida de Lafuente y no perdonó. Unos segundos después, Xavi pudo ampliar la ventaja, pero el ex portero del Athletic respondió con solvencia.

Con el transcurrir del tiempo, Euskal Herria cedió metros a Catalunya y el trabajo se le acumulaba a Lafuente. De nuevo Bojan remató a bocajarro, pero la testa del de Retuerto impidió el 0-2. El combinado vasco reaccionó antes del descanso y Aduriz, que sustituyó a Etxeberria, dispuso de una bonita ocasión que desbarató Morales. El guardameta del Terrassa entró por Jorquera, que sufrió una gravísima lesión en la rodilla.

La segunda parte arrancó con un carrusel de cambios. Entraron Riesgo, Joseba Llorente, Rekarte, Puñal, Gabilondo, Urzelai y Mendieta, un futbolista 'olvidado' que ayer volvió a jugar ante 40.000 almas. Corría el minuto 68 cuando Aduriz se inventó un jugadón, buscó al 'rubio' y éste pasó a Joseba Llorente, que dio el pase de la muerte para que marcara Aduriz. 1-1 y el estallido de júbilo en un San Mamés que quería más. La tuvo Gabilondo en el último instante, pero se estrelló contra Morales. No hubo tiempo para más. Euskal Herria y Catalunya empataron anoche a todo.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...