miércoles, diciembre 05, 2007

Dependienta y millonaria


La heredera del hombre más rico de España y una de las diez mayores fortunas del mundo trabaja de incógnito en Londres doblando ropa.

Es lo que ha querido Amancio Ortega, el fundador de Zara, para su hija Marta, de 23 años. Que comience desde abajo. Que observe los engranajes del gigante. Que sepa lo que sienten los empleados de base. Llamada a dirigir en el futuro un imperio valorado en la actualidad en 17.600 millones de euros, la hija del presidente de Inditex trata de pasar inadvertida en un establecimiento de Zara en el exclusivo barrio londinense de Chelsea. Hasta el momento, era uno de los secretos mejor guardados de la empresa textil, pero resulta casi imposible escapar al escrutinio de los compañeros cuando se trata de una persona de tal proyección en el mundo de los negocios.

Marta se ha encontrado en Londres con varios compatriotas, que no han tardado mucho en atar cabos para darse cuenta de que doblan ropa, codo con codo, junto a una dependienta archimillonaria. «Está muy rubia y con el pelo muy largo, más delgada de lo que parece en las fotos», relata una de las empleadas. «Y encima de incógnito, con una coleta. Me lo comentó otra compañera: '¿A que no sabes quién trabaja aquí? ¿La hija de Amancio Ortega!'».

Según los testimonios de sus compañeras, Marta es «súper tímida». «A veces no levanta la mirada del suelo. Un día, cuando todavía no sabía quién era, me fijé y observé en su muñeca un pedazo de Rolex de tres 'kilos'. En Zara, todas podemos ir con los últimos modelitos de ropa, pero ese reloj no lo lleva cualquiera», explica una española que trabaja con ella.

«Otro día nos tocó hacer inventario y allí estaba Marta, contando como yo», añade. «Intercambiamos algunas palabras. Siempre con la voz muy baja, casi como si fueran susurros. Ella está atenta al almacén, sale, mira etiquetas, dobla la ropa. Lo del inventario es muy duro, pero ahí estaba ella, etiqueta para arriba y etiqueta para abajo. Es una chica muy discreta, muy normal. Excepto por el reloj, claro».

Según comentan los dependientes del Zara londinense cercano a Sloane Square y King's Road, Marta emprenderá en los próximos días un viaje a Singapur y Japón, donde seguirá imbuyéndose del funcionamiento de un imperio que está llamado a heredar. Esta especie de gira mundial acabará en el mismo punto donde comenzó: el Zara de Chelsea. Entonces Marta ya sabrá lo que es pasar por los distintos departamentos del gigante textil: desde las ventas hasta labores financieras o de diseño. Y no olvidará lo que supone realizar un inventario o atender a clientes. Tal como hizo su padre, que comenzó desde la base hasta convertirse en la principal fortuna española.

Marta Ortega es una apasionada de la hípica y consumada amazona. Su formación académica pasa por la carrera de empresariales que cursó en Londres, la misma ciudad donde ahora ejerce de anónima dependienta. «Me imagino que casi todo el mundo lo sabe ya en la tienda», resume su compañera en Zara.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...