miércoles, diciembre 19, 2007

Lewis Hamilton pierde el carnet de conducir


Viajero por medio mundo, inquilino de aeropuertos, carreteras, circuitos, en tránsito por cuatro continentes (en África no hay carreras de F1 todavía), Lewis Hamilton no conoce lo que tiene al lado de su casa, unos cuantos kilómetros más allá del Canal de la Mancha, que separa Dover de Calais. El pasajero mundial fue detenido el domingo por la Policía gala en una autopista del norte del país. Había reventado el radar en las exigentes y vigiladas carreteras de Francia. Dio 196 kilómetros por hora. Perdió el carné de conducir y estará sin él un mes.

No es el primer piloto al que le pasa: Ralph Schumacher vivió la misma situación en 2001 en Austria (170 km/h. en zona limitada a 100); Juan Pablo Montoya se quedó sin carné en Niza en 2003 (204 km/h); y Giancarlo Fisichella lo perdió en 2005 en Roma (148 km/h. en zona con límite en 60).

Hace cinco o seis años, el Gobierno francés llenó de gendarmes cruces, puentes y caminos para controlar los excesos de velocidad. Provistos de prismáticos último modelo con capacidad para calcular la velocidad de los coches, la Policía se puso las botas con las multas. En certámenes como el Tour de Francia, raro era el día en el que varios coches acreditados no eran cazados por los prismáticos delatores. En los últimos veranos, los vehículos circulan como corderitos por las autopistas francesas.

Pero Hamilton viajaba el domingo por la tarde por la A-26, norte de Francia y, como de costumbre, iba muy rápido. Concretamente, a 196 kilómetros por hora, según precisó el radar. El subcampeón mundial pilotaba un Mercedes CLK matriculado en Alemania en dirección Calais-Reims, cuando fue obligado a parar a la altura de Chery les Pouilly.

Este vehículo es el que se utiliza, en diferentes versiones, como coche de seguridad en las carreras de Fórmula 1. Los gendarmes formalizaron la denuncia y el inglés tuvo que pagar en el acto 600 euros. «De inmediato reconoció la infracción y fue verdaderamente educado y cordial», dijo uno de los agentes. Además, comentó que el británico enseguida confesó que se había «relajado en exceso», en una autopista muy frecuentada por los extranjeros y donde se alcanza mucha velocidad.

Como el resto de los mortales que se han excedido con el acelerador en Francia, Hamilton perdió al instante su carné, que permanecerá en las dependencias de los juzgados de Laon hasta que el infractor preste declaración en enero. Además, Hamilton manejaba el volante, pero el coche no estaba matriculado a su nombre. Otra incomodidad a añadir en una mala tarde del ex compañero de Alonso. El lunes, el Mercedes fue recuperado por un amigo del piloto.

El británico sumó ayer un nuevo quebradero de cabeza cuando se vio en la obligación de salir a desmentir un supuesto romance con Naomi Campbell, ex de Briatore. «Es demasiado mayor para mí», dijo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...