sábado, enero 19, 2008

50 años de Mortadelo y Filemon en el Correo I


50 años al servicio de la T.I.A.

Están los Alcántara, pero no es lo mismo. 'Cuéntame' es una buena opción para recordar lo que una vez fuimos; otras son los libros de Historia y las hemerotecas. Pero para conocer de verdad lo que ha sucedido en España durante los últimos 50 años, lo mejor son las historietas de Mortadelo y Filemón.

Los geniales agentes de la T.I.A. creados por Francisco Ibáñez (Barcelona, 1936) alcanzan mañana el medio siglo de vida y prometen seguir cumpliendo -a su manera- todo tipo de enrevesadas misiones. «Los personajes tienen el mismo auge que hace 20 o 30 años. Mientras el cuerpo aguante y el público lo pida, vamos a seguir», aseguraba el artista catalán en una entrevista con este periódico durante el homenaje que recibió en el pasado Salón del Cómic de Getxo. Incluso desea que sus «hijos» le sobrevivían. «Tenemos dibujantes muy superiores a mí que pueden seguir. Otra cosa es el guión, que sale de dentro. Pero alguno habrá».

Ibáñez siempre se ha considerado un historietista -mezcla de guionista y dibujante- muy cercano a la realidad. Por ello, asegura que «algún día 'Mortadelo' servirá para que alguien repase nuestra historia y encuentre documentación disparatada y estúpida: Maastricht, la implantación del móvil, esas jodidas leyes del prohibido fumar...». Razón no le falta. En sus viñetas, plagadas de gags y detalles, se muestra la España real.

Y es que «este par de merluzos» se han codeado con las más altas esferas. Salvo con los Borbones, a la que Ibáñez nunca critica. «Hay que mantener la clientela», dice. Por lo demás, en las aventuras del ingenuo Mortadelo y del listillo Filemón aparece todo aquél que esté de moda. Alfonso Guerra y Felipe González eran habituales en los 80. Ahora salen Aznar y Rajoy, Carlos de Inglaterra, Bush, Pau Gasol .... «Para los niños son uno más de la historieta -explica-, pero los mayorcitos sí que lo pillan».

Sobre todo cuando no cita su verdadero nombre: Ruiz Mosqueos, con su disfraz de Superman; el señor Rulfián, corrupto director de la Guardia Viril, o Ladríllez Peñón, protagonista de 'El señor de los ladrillos' (2004), al que cambió el rostro y nombre original por coincidir con la muerte del ex alcalde marbellí. Hay cosas con las que no se bromea. «No me gusta tocar temas tristes», asegura Ibáñez. «Por eso no hablo de las víctimas del terrorismo».

Pero si hay un personaje ficticio más auténtico que el propio original, ese es sin duda Antofagasto Panocho, dictador de la República de Chula, al que dedicó el magnifico álbum 'El Tirano' (1999). En él, describe al milímetro al difunto Pinochet con un lapidario diálogo entre 'el jefe' Filemón y el autócrata:

-¿Ja, ja! ¿Jo, jo, jo!

-¿Vaya! Está muy contentillo, ¿eh? ¿A quién ha linchado hoy?

-¿Nooo, ja,ja! ¿Es que me han dicho que acaba de bajar del avión Hermengardo Betúnez.

-¿El nuevo líder de la oposición? ¿Y se pone contento porque ha llegado al aeropuerto?

-¿Al aeropuerto? ¿Qué va! ¿Ha bajado cuando sobrevolaba el Atlántico, a once mil metros!

Porque estos dos botarates, que siguen tratándose de usted a pesar de la confianza y que utilizan términos como 'píloro', 'colodrilo' o 'gasterópodo', son hombres de mundo. En sus más de 60 libros (las recopilaciones de historietas son muchas más), las misiones encargadas por el Súper y los inventos locos del profesor Bacterio les han llevado a casi todos los rincones del Globo.

Aprovechaban para librarse de Ofelia, pero también causaban la envidia de su creador, que «lo más lejos que he llegado es a Sabadell». Han estado en los Mundiales de fútbol desde Argentina'78, y en las Olimpiadas desde Los Ángeles'84. Conocen los países de Percebelandia y Cefalopodia, en Centroamérica, el polo Sur, China, La India, Kenia Por no citar los destinos a los que han llegado mediante método violento, generalmente una patada en las posaderas.

Desplazamientos, por otro lado, que a punto han estado de meter a este historietista aficionado al dominó en graves problemas. En la última página del álbum 'Mortadelo y Filemón 35 Aniversario' (1983), la costumbre de Ibáñez de recargar las viñetas con todo tipo de gags surrealistas le llevó a dibujar un avión empotrado en lo más alto de las Torres Gemelas. Un chiste inocente que, tras los fatales atentados del 11 de septiembre de 2001, dio pie a todo tipo de comentarios.

Y es que hay que tener mucho cuidado con lo que se plasma en el papel. Hace muchos años, se le ocurrió pintar a la ballena Moby Dick en su cueva rodeada de calamarcitos, y a su lado un ballenato enfadado porque un calamar gigante estaba silbando. «La censura estalló -recuerda-. ¿Cómo se le ocurre tratar el adulterio en un publicación infantil?».

Aunque las salidas al extranjero también le han servido para ganar mucho dinero. 'Mortadelo y Filemón' se ha traducido al francés, inglés, italiano, portugués, turco, danés y alemán. En este país, bajo el nombre de 'Clever & Smart', llegan a superar en ventas al galo Asterix. Según estimaciones del blog 'La cárcel de papel', «la creación de Ibáñez es de largo el tebeo más vendido de nuestro país, con 170 título vivos en catálogo que se reeditan continuamente en un ciclo aproximado de dos años. No es descabellado decir que mueve entre el 15 y el 25% del negocio del tebeo en España».

Fuente:
elcorreodigital.com

La imagen es de Google

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...