domingo, enero 06, 2008

El Roscon de Reyes mas grande del Mundo en Bilbao

1.930 kilos de harina, 2.300 de huevos, 265 de azúcar y otros tantos de mantequilla, 165 kilos de frutas escarchadas y 17 de sal. Esta es la receta para el valiente que se anime a preparar roscón de reyes para más de 5.000 personas. Ayer lo hizo la empresa Orio Pan con la ayuda de 400 voluntarios. El resultado fue un pastel de dos toneladas y media y 65 metros de perímetro. Más de 7.500 personas pudieron probar un pedazo y mojarlo en un vaso de chocolate caliente, ya que el Café Iruña preparó para la ocasión 1.000 litros de cacao.


Una hora antes de que comenzara el reparto, la Plaza Nueva ya estaba abarrotada de gente esperando su turno. Una fila eterna en la que algunos terminaron perdiendo su espíritu navideño. Muchos desistieron, se cambiaron de cola y optaron por comprar el roscón en las casetas que el Grupo Orio –Orio Pan y Harino Panadera– instalaron en la plaza, donde se llegaron a adquirir, según fuentes de la organización, unas 1.000 unidades al precio de tres euros.

Además de ahorrarse empujones y algún que otro pisotón, colaboraron con el programa de infancia de Cáritas, ya que ambas empresas entregaron toda la recaudación a esta entidad. Los que aguardaron pacientemente para conseguir un pedazo de roscón gigante –el más grande del mundo– también aportaron su granito de arena en las urnas que Cáritas distribuyó junto a la zona de reparto.

El roscón llegó a la Plaza Nueva en un camión y numerosos voluntarios se esmeraron para que llegara entero hasta la mesa de 30 metros de largo instalada para la ocasión. A mediodía, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, hizo los honores y comenzó a cortar raciones de pastel. Le ayudaron el presidente del Athletic, Fernando García Macua, el presidente del Euskaltel-Euskadi, Miguel Madariaga, representantes del Bilbao Basket y hasta el senador Iñaki Anasagasti.


Ellos mismos fueron repartiendo cientos de bandejas llenas de porciones de roscón. No olvidaron recordar a la gente que hincara el diente con cuidado, ya que la masa escondía 60 bolas de plástico equivalentes a otros tantos regalos para los más pequeños. El primero tardó pocos minutos en aparecer. El afortunado, Markel, se llevó los reyes a casa por adelantado: un barco de Piratas del Caribe.

1 comentario:

Sheppard dijo...

Decir, que yo estuve allí, como voluntario de uno de los proyectos de infancia de Cáritas, y puedo asegurar que, si el reparto empezó a las 12, para las 10 30 que fue cuando llegué yo, ya había gente en la cola.

Y también matizarque Azkuna, que el año pasado prometió ir y no apareció, hizo los honores si, pero repartió entre 10 y 12 cachos antes de quitarse los guantas y casi sin un adiós despedirse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...