martes, enero 15, 2008

Medio siglo pitufeando


Los Pitufos, esos célebres y juguetones duendecillos azules nacidos de las manos del dibujante belga Pierre Culliford 'Peyo' (1928-1992), festejan su cincuenta cumpleaños por todo lo alto. Serán objeto de una serie de homenajes por toda Europa que incluyen un nuevo álbum, una edición limitada de muñecos, sellos postales, varias exposiciones y una nueva serie de animación.

Famosos en el mundo entero, los 'schtroumpfs' -en el original en francés- aparecieron por primera vez en un álbum de las aventuras de Johan y Pirluit titulado 'La flauta de seis agujeros' ('La flûte à six trous') publicado en 1958 en la revista 'Spirou'. Entre la legión 'pitufa' destacan Pitufina, Gruñón, Fortachón, Goloso, Vanidoso, Bromista, Granjero, Filósofo, Palomo, Armonía, Minero, Poeta, Perezoso, Miedoso y Tontín. Sus historietas se ambientan en la Edad Media. Viven en una aldea con que recuerdan a las setas y todos visten igual -pantalón blanco y gorro frigio blanco-, a excepción de 'Papá Pitufo', que usa atuendo rojo y es quien, por su avanzada edad y mucha sabiduría, dirige la comunidad.

El gran enemigo es Gargamel, brujo y dueño del malévolo gato Azrael, que trata de atrapar a los bonachones duendecillos azules con mil y una trampas. Resulta que las criaturitas azules son un ingrediente imprescindible para la transmutación de los metales que permitirían al malvado alquimista fabricar oro. También los persigue Gargamel con objeto de preparar la 'sopa de pitufos', un plato legendario y exquisito de sabor «irrepetible», según dice.

La palabra 'schtroumpf' con la que se conoce originalmente a los duendes azules surgió por casualidad en una cena entre los dibujantes 'Peyo' y Franquin. Señalando el salero, el primero pidió: «Pasame la..., el... 'schtroumpf!'». Y tras una carcajada, ahí quedó el asunto. En alemán, los 'pitufos' se llaman 'schlümpfe'; 'smurfen' en holandés; 'puffi' en italiano; 'smurfs' en inglés; 'barrufets' en catalán; 'potxokiak' en euskera y 'hupikék törpikék' en húngaro.

Su denominación en castellano viene del personaje de 'Patufet', clásico del folclore catalán y título de una célebre revista infantil en catalán anterior a la Guerra Civil. De ello se acordaron los editores y redactores de la revista 'Strong' cuando las historietas de 'Peyo' se publicaron por vez primera en castellano, en 1969. Los 'pitufos' vendieron 25 millones de ejemplares de unas tiras que se tradujeron a 25 idiomas. El gran éxito les llegaría por los 272 episodios de los dibujos animados para la televisión producidos durante nueve años por los estudios norteamericanos Hanna-Barbera.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...