sábado, febrero 16, 2008

El mordisco a Ivan Perez

Iván Pérez se llevó un desagradable recuerdo de Italia, durante el encuentro de Liga de Capeones que enfrentó a su equipo, Atlètic Barceloneta, contra el Possilipo. Un rival le mordió y le seccionó la nariz mientras intentaba ganar la posición en el agua. “Quizá se cree que es un vampiro, no sé qué le pasó por la cabeza”. El boya acabó sangrando, y expulsado, y ahora espera que sancionen a Fabrizio Buonocuore, autor de la agresión. El español está indignadísimo y asegura que cuando vuelva a Italia se acordará de lo sucedido. El jugador del Atlètic Barceloneta lamenta que el juego sucio sea casi una tradición en tierras transalpinas.


Iván Pérez ha vivido de todo en el agua. Patadas, agarrones, insultos y hasta puñetazos. Jugar de boya implica soportar todo tipo de agresiones aunque hasta ahora todas estaban, más o menos, dentro de un marco deportivo. Sin embargo el italiano Fabrizio Buonocuore fue más allá. El jugador del Possilipo le mordió salvajemente la nariz mandando directamente al español del Atlètic Barceloneta al hospital. Los hechos ocurrieron la semana pasada y hasta hace unos días no se ha entrenado con normalidad.

“Normalmente te esperas un codazo, una patada… pero no esto. Un mordisco es algo muy bajo”, relata Iván Pérez. Su club ha enviado el vídeo a la LEN y el boya espera que sirva para sancionar al italiano. “O si esta vez no sirve al menos que sirva para próximas veces”, comenta el boya. Y es que el jugador nota un comportamiento que roza lo salvaje cuando va a Italia: “No es que ellos sean más agresivos, pero sí que están fuera del reglamento. ¿Morder no está permitido? Pues ahora muerden. Está de moda allí”.

El pique de Fabrizio Buonocuore con Iván Pérez ya viene de lejos. Los dos se han visto las caras en multitud de ocasiones y había tensión en el ambiente. Eso sí, Iván Pérez nunca se imaginó que viviría algo así. “No sé qué se le pasó por la cabeza, se le fue totalmente. Es algo sucio e inaceptable”, asevera. El italiano no se disculpó ni el Possilipo tampoco le ha enviado ningún mensaje al español. “Y es mejor así porque no sabe con quién se ha metido y… en fin, intento no pensar en eso”, confiesa el jugador.

El boya fue al hospital tras el mordisco del rival. “Sangré bastante y mis compañeros estaban muy impactados. ¡Si es que ni en un deporte de contacto se ve algo así!”, exclama el boya. Afortunadamente no hubo infección aunque la barbaridad de Buonocuore le ha costado perder una semana de entrenamiento. “Ya es lo que me faltaba en un año algo regular”, se lamenta Iván Pérez. Lo que tiene muy claro es que no se achantará cuando vuelva a Italia: “¿Yo? De ninguna manera. He ido a sitios peores”, asegura.

Fuente:
marca.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...