viernes, febrero 08, 2008

Scorsese pone patas arriba la Berlinale con los Rolling Stones


Nadie sabe aún cómo terminará la 58ª edición del festival de Berlín ni qué película ganará el Oso de Oro. Pero todos los que asistieron ayer al estreno mundial de 'Shine a Light', que inauguró el certamen fuera de concurso, no lo olvidarán. El documental musical dirigido por Martin Scorsese no admite términos medios ni reflexiones filosóficas. Es posible que no haga feliz a todos los cinéfilos, pero alegrará la vida a millones de admiradores del grupo de rock más famoso del mundo: los Rolling Stones.

De hecho, el filme es una declaración de amor de Scorsese a los Stones, un monumento cinematográfico dedicado al legendario grupo, rodado íntegramente en una vieja sala de cine de Nueva York en 2006. Dos horas de cine dedicadas a mostrar, con una maestría exquisita, el arte inigualable de Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ron Wood.

La cinta tiene también la envidiable virtud de convertir la reflexión crítica en un ejercicio superfluo. Los admiradores de la banda la convertirán en un ejercicio de admiración eterna. 'Shine a Light' tiene asegurado el éxito y nadie podrá decir que es una mala película, porque la cinta no admite críticas. O se ve con placer o simplemente no se acude al cine.

«Nos sentimos muy orgullosos de que esta película inaugure la Berlinale», se congratuló Mick Jagger. «Es una película de Martin; nosotros sólo hemos aportado un poco de música», añadió Keith Richards en tono burlón.

Es cierto. 'Shine a Light' es una película ideada, dirigida y montada por Martin Scorsese, un director que nunca ha ocultado su pasión por el grupo al incluir algunas de sus canciones en las bandas sonoras de sus filmes. Por eso, no tuvo vergüenza en admitir ante cientos de periodistas que la música de los Stones es un filón inagotable de inspiración. «La musica de los Stones me inspira desde hace años. Es intemporal y me ayuda a crear imágenes en mi interior. Siempre quise hacer una película con ellos».

La primera vez que Scorsese asistió a un concierto del grupo en el Madison Square Garden en 1969, el director era un perfecto desconocido y el grupo ya era famoso en todo el mundo. Uno de los milagros de la cinta no es el hecho de que aquel pequeño italoamericano de 27 años terminara convirtiéndose en uno de los mejores cineastas del planeta, sino que el grupo aún siga existiendo y que la edad no haya hecho mella en su actividad.

'Shine a Light' documenta, con la ayuda de los mejores directores de fotografía de Hollywood (Robert Richardson, John Toll, Emmanuel Lubezki ) dos conciertos de los Stones en el teatro Bacon de Nueva York en octubre y noviembre de 2006. Incluye una inédita aparición del entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, que festejaba su 60 cumpleaños.

La cinta está dedicada a los Stones y su música, pero Scorsese termina inclinándose ante la genialidad del mítico Mick Jagger y lo convierte en la estrella absoluta. El músico, con 64 años cumplidos, da muestras de una agilidad increíble y el director tiene éxito en resaltar sus grandes dotes de artista y de seductor inigualable cuando está sobre el escenario. Pero Scorsese también hace guiños cariñosos al mítico guitarrista Keith Richards y al casi mudo baterista Charlie Watts. Muestra la habilidad musical de Ron Wood e incorpora valiosas piezas de archivo cuando los Stones eran jóvenes que deseaban conquistar el mundo y admitían con ingenuidad angelical que no eran anarquistas, ni tampoco drogadictos.

'Shine a Light' marcará un antes y un después en la historia de la Berlinale. La presencia de los Stones y de Martin Scorsese en la capital alemana será recordada con pasión. Pocas veces, el comienzo del festival ha estado marcado por cine de calidad y con la presencia de los rockeros más famosos del planeta, acompañados por uno de los mejores directores de cine.

La competición por el Oso de Oro se inicia hoy con la presentación de la película china 'In Love We Trust' y de la cinta más esperada del festival, 'Pozos de ambición', dirigida por el estadounidense Paul Thomas Anderson e interpretada por Daniel Day-Lewis, favorito este año para ganar el Oscar al mejor actor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...