jueves, marzo 06, 2008

Llega Rhett Butler.Más allá de lo que el viento se llevó.


El cuento de nunca acabar?

Afortunadamente. Tras el sonado éxito de Scarlett, de la que Ediciones B vendió en 1991 cerca de 300.000 ejemplares sólo en España, la misma editorial apuesta ahora por este Rhett Butler. Cuyo título completo, tal y como aparece en la portada del libro, deja pocas dudas sobre su contenido. Ahí va: Más allá de lo que el viento se llevó. La leyenda continúa. Y tanto que sí: 578 páginas de lo más nutrido escritas por Donald McCaig, que es el ancianito bigotudo y de pobladas cejas de la foto de arriba. ¿No me digan que podría pasar por el mismísimo Rhett Butler versión Imserso? El suyo es un contundente novelón escrito a la antigua usanza que podremos disfrutar en España a partir del próximo miércoles.

McCaig se centra en la figura de Rhett, como era de esperar, y lo hace sacando punta al argumento sentimental de la novela primigenia (Scarlett O’Hara y él darían para protagonizar, ellos solos, Escenas de matrimonio) y a la parte histórica del asunto, con constantes alusiones a los acontecimientos acaecidos en el país: el conflicto racial entre blancos y negros, la Guerra de Secesión, la esclavitud… Se nota que el autor, en este caso, pertenece al gremio de los novelistas históricos y no al universo rosa, lo cual es de agradecer.

Aunque tuvo que demostrar sobrados méritos para hacerse con el ‘papel’. Los herederos de Margaret Mitchell, la escritora de Lo que el viento se llevó, habían rechazado más de diez manuscritos antes de aceptar la propuesta de McCaig.

Momentos álgidos en la novela, más de uno. Y de dos. Como muestra, un botón: «Cada mañana, desdeñando a los camareros de hotel, Rhett iba a la cocina a recoger la bandeja de Scarlett. El día de ella empezaba con caricias y lionesas y el café más negro y amargo que hubiera saboreado jamás. ‘Querida, tienes mermelada en la comisura de la boca’. ‘Lámela’. Jamás salían del hotel antes del mediodía. Rhett conocía todas las tiendas de la ciudad y las modistas más elegantes lo recibían con un beso en la mejilla y las noticias más recientes acerca de las viejas amistades».

Fuente:
xlsemanal.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...