sábado, marzo 01, 2008

Sobre Arrugas en elcorreodigital.com


Texto de Borja Crespo.

La memoria olvidada.

Arrugas, un emotivo y sentido retrato de la degeneración senil, es una de las obras de actualidad más comentadas por los aficionados al cómic. Suena en muchas quinielas para los próximos premios del Salón del Cómic de Barcelona y logró entrar en 2007 en la prestigiosa lista de los 20 títulos imprescindibles del año elaborada por la Association des Critiques de la Bande Dessinée.

Editado por Astiberri en nuestro mercado, con posterioridad a su salida en Francia de la mano de Delcourt, este arrebatador álbum pergeñado por Paco Roca (Valencia, 1969) utiliza un sentido del humor sutil y las posibilidades del lenguaje del cómic en la confección de imágenes poéticas para hablar de un tema complicado. «Me preocupa la vejez», explica el autor. «Mis padres son ya mayores y cada vez que hablo con ellos me dan un detallado informe médico de cómo se encuentran, qué medicamentos toman y cuales deben ingerir para contrarrestar los efectos secundarios de los primeros».

El padre de uno de sus mejores amigos, aquejado de Alzheimer, terminó de inspirarle. «Me parecía una persona muy culta e inteligente. Siempre lo veía leyendo junto a su enorme biblioteca y escuchando música. Siempre me pareció un ejemplo de lo que me gustaría ser a su edad llegada la jubilación. Por eso fue un duro golpe ver la degeneración que fue sufriendo debido a la enfermedad. Me parece la peor imaginable. Una enfermedad que devora nuestros recuerdos, todo lo vivido, sensaciones, sentimientos...».

Roca, lejos de dejarse llevar por el tópico a la hora de afrontar 'Arrugas', se documentó a fondo sobre el tema. «Durante unos meses estuve yendo a varias residencias de mayores para ver cómo era la vida en ellas», cuenta. «Hablé con médicos y enfermeros. También con muchos ancianos. Muchos me hablaban de su soledad». Prácticamente todo lo que aparece en el cómic son anécdotas reales sacadas de esas conversaciones. «En una de las residenciasme presentaron a una mujer mayor, pequeñita y encantadora, que iba en silla de ruedas. No hacía ningún caso al mundo exterior, tan sólo miraba sonriendo por la ventana donde todos los días la colocaban los enfermeros. La señora pensaba que viajaba en un tren infinito. Viendo esas cosas te hace pensar si la fantasía no es una vía de escape ante una realidad que ya no nos gusta y de la que no hay escapatoria».

'El juego lúgubre', 'Hijos de la Alhambra' y 'El Faro' son otros trabajos de este dibujante valenciano que actualmente está terminando el lápiz de su siguiente álbum, 'Las Calles de Arena'.

'Arrugas' se aleja del dramón lacrimógeno y la sensiblería barata. Roca sabe jugar con sus cartas. «He intentado no regodearme en las escenas tristes», resalta. «He intentado abordar la historia con mucho respeto y cariño. Pensaba continuamente en mis padres y en las personas que conocí en la residencia».

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...