miércoles, junio 25, 2008

Sobre el nuevo Guggenheim en Urdaibai V

El diputado general rechaza los calificativos de 'ampliación' y 'museo satélite' para el «nuevo Guggenheim en Urdaibai», que gestionará su homónimo bilbaíno. «No será un simple almacén de cuadros, sino un proyecto emblemático con unas características especiales. Combinará arte, naturaleza, sostenibilidad y actividad económica». Confía en que las obras arranquen antes de cuatro años.


-La Diputación reserva 100 millones de euros para el museo, sin perjuicio de la aportación de otras instituciones.
-Nosotros ponemos esa cantidad encima de la mesa: 100 millones, que se dice pronto. Espero que entren otras instituciones, pero había que dar el primer paso. Esta inversión figura en el Plan de Aceleración Económica que firmamos el pasado viernes en Ajuria Enea.

-En plena Reserva de la Biosfera, el museo deberá ser respetuoso con el entorno.
-Yo no soy arquitecto ni urbanista. Pienso en un edificio singular en sí mismo, en otro icono de Vizcaya y del País Vasco, otro tótem. Un museo en un entorno privilegiado, energéticamente sostenible. Pero no pienso en un edificio verde, mimetizado con el entorno, que no se vea de lejos.

-Se trata de retener un poco más al turista.
-La media de pernoctaciones del visitante extranjero en Vizcaya es de 1,8 días. Si conseguimos que se quede dos días y medio los retornos de esta inversión son clarísimos. El Guggenheim es nuestra imagen de marca a nivel mundial. El que venga a verlo tendrá otro Guggenheim y se quedará más días.

-La oposición piensa que vendrían igual con un sólo museo, que no hace falta otro.
-El PP dice que esto va a suponer más gasto. La hemeroteca traiciona a más de uno. En 1991, el programa electoral del PP prometía que si ellos ganaban la Alcaldía de Bilbao, el Guggenheim no se haría. Era un derroche, una locura. Y hoy son los primeros en sacarse la foto en los saraos con el canapé. Si yo fuera el PP estaría más bien calladito con este tema.

-En Nueva York quisieron construir un segundo Guggenheim y no prosperó.
-Igual no tenían quien lo financiara.

-¿La Fundación Guggenheim de Nueva York ha dado el plácet a su segundo museo en Euskadi?
-Por supuesto, contamos con su visto bueno. Ahí han intervenido Juan Ignacio Vidarte y Jon Azua, que nos representa en la Fundación. Están encantados porque lo pagamos nosotros, ellos no ponen nada. Tenemos un contrato que vence en 2014. Entonces se procederá revisarlo y firmar por otros veinte años.

-¿Quién lo diseñará? ¿Frank Gehry?
-Un primer espada a nivel mundial. No vamos a reparar en gastos. Todavía no se lo hemos planteado a Gehry, pero tiene un trabajo importante con el Guggenheim de Abu Dhabi. Hay otros muchos arquitectos.

-Urdaibai vive un declive económico. Los ayuntamientos piden que cambie el modelo de protección de Reserva de la Biosfera.
-Nos hemos lanzado a esta operación porque advertimos el declive económico de la comarca. Hace falta un impulso poderoso para su revitalización. Tenemos condicionantes urbanísticos, pero será un edificio no agresivo con el entorno. No vamos a construir una acería.

-El emplazamiento definitivo está sin decidir. La Diputación posee unos terrenos en Gernika.
-Barajamos diferentes alternativas. Y yo no hablo de Gernika, sino de Urdaibai. Puede ser Gernika, puede ser Ibarrangelu... No lo sé.

-Un museo de arte moderno en un entorno natural resulta insólito.
-Es otro de los valores de este proyecto rompedor. En Urdaibai tenemos la 'ola izquierda' de Mundaka, Santimamiñe, el Árbol de Gernika, el poblado romano de Forua, el centro de interpretación en Busturia... Será la guinda de un gran pastel.

-¿No resulta temerario una inversión de esta magnitud en plena crisis?
-Por eso lo hacemos. Las instituciones vascas estamos comprometidas a tope con los proyectos tractores de futuro.

-Tampoco parece un momento políticamente muy oportuno, a cuatro días de la consulta del lehendakari.
-Malpensados siempre existirán para decir que no es oportuno. Al margen del pleno del viernes, de si haya o no elecciones, este es un momento adecuado para dejar la caja con telarañas. El dinero público es para inversiones y servicios públicos.

-Y para dejar de hablar del Guggenheim y los desfalcos de Cearsolo...
-El que quiera seguir hablando, que hable. Hay un señor que se llevó un dinero, lo ha reconocido y ha devuelto una parte. Nos hemos llevado grandes disgustos, pero para tapar un lío de 400.000 euros no inviertes 100 millones. Se nos habría ocurrido alguna otra cosa.

-¿El Guggenheim Bilbao se ha quedado pequeño?
-Tenía que haber sido más grande de lo que es. Hubo debates políticos y se arregló disminuir su tamaño inicialmente previsto. En la vida y en este tipo de temas, o piensas en grande o te quedas siempre corto.

-¿Este nuevo museo será una manera de acercar el 'Guernica' de Picasso a la villa foral?
-Reconozco que se me ha pasado por la cabeza. Es más, en el Guggenheim Bilbao hay una sala diseñada expresamente para albergar un día el 'Guernica'. Esa reivindicación siempre la vamos a seguir manteniendo. Un Guggenheim en Urdaibai puede ser una buena oportunidad de que el cuadro esté más cerca de la ciudad que le da su nombre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...