miércoles, julio 02, 2008

Artemisia Gentileschi en el Museo de Bilbao

Artemisia Gentileschi hizo del momento bíblico en que Judith siega la yugular del general persa Holofernes una obra maestra de trasunto autobiográfico; objeto de una violación en su adolescencia, la gran pintora italiana del XVII refleja en el cuadro su rabia por haber tenido que soportar además un juicio traumático. En la imagen, según los estudiosos, la heroína judía, serena y aplicada en lo que hace, tiene las facciones de la artista y Holofernes las del violador.

El cuadro, de un impresionante realismo influencia de Caravaggio, lo dice todo de la categoría de una de las grandes artistas de la historia, de las pocas que tuvo taller propio. La obra pertenece al Museo Capodimonte, de Nápoles; hasta el 28 de septiembre, estará en el Museo de Bilbao, fruto del programa 'La obra invitada', que patrocina la Fundación Santander.


El cuadro cuelga junto al lienzo 'Lot y sus hijas', de Orazio Gentileschi, padre y maestro de Artemisia; una obra esencial en la colección del museo vasco, que ofrece así la oportunidad de admirar juntas estas dos obras maestras de la escuela de lso Gentileschi.

Ana Sánchez-Lassa, conservadora-jefe del centro, destaca la influencia de Orazio en el cuadro de Artemisia, que se esmera en el claroscuro con una calidad impresionante, y cómo la pintura de aquél, realizada 16 años después, muestra que el estilo del maestro, punta del lanza del caravaggismo en Roma, se hace más sereno y elegante. Ambos usan un característico azul ultramar en los ropajes de sendos personajes, pero de una forma contenida, ya que «era un pigmento muy caro».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...