viernes, julio 25, 2008

Huertas decide irse a Italia mientras iurbentia y DKV acordaban su cesión

En pleno verano, Marcelinho Huertas ha dejado a todos helados. El jugador brasileño, que había proclamado que deseaba seguir en Bilbao, firmó ayer por el Fortitudo de Bolonia por dos temporadas mientras el DKV Joventut negociaba la inminente cesión del base al iurbentia Bilbao Basket.

El caso Huertas, el culebrón del verano, llega así a su fin. Y lo hace después de vivir ayer el último y más rocambolesco capítulo. La situación adquirió tintes kafkianos a lo largo de la jornada. A última hora de la mañana, el Bilbao Basket anunció que había llegado a «un acuerdo» con el DKV, que tiene los derechos del jugador en España, para que el brasileño siguiese una campaña más en Bilbao en calidad de cedido. La cesión se recibió con aplausos entre la afición de La Casilla. Los boletines de radio, incluso, adelantaban la información con un «y ahora una buena noticia para el Bilbao Basket».

A los pocos minutos, Miquel Solá, el representante del nombrado mejor base de la ACB, aguó la fiesta cuando explicó que el acuerdo entre las dos entidades españolas era papel mojado. Huertas se marchaba a Italia para militar dos campañas, con derecho a una más, en el Fortitudo, que, como el iurbentia, jugará la próxima temporada en la Eurocup.


La incorporación del base a la entidad italiana no dejará un euro en las arcas del DKV porque el derecho de tanteo que tenía el club catalán sobre el brasileño sólo afecta a los equipos de la ACB. Lo único que se mantiene son los derechos del Joventut sobre el jugador en caso de que decida regresar algún día a la ACB.
En el iurbentia la noticia de la marcha de Huertas a Italia fue recibida con sorpresa. Sin embargo, el representante del baloncestista reiteró que el miércoles se comunicó a empleados del Bilbao Basket que Marcelo estaba a un paso de firmar por el Fortitudo. «Estaban avisados en todo momento», remarcó Solá.

«Marcelinho deseaba seguir en Bilbao -expuso el representante en una conversación telefónica con este periódico-, pero veíamos que entre el iurbentia y el DKV no se llegaba a un acuerdo y que si éste se producía todo pasaba porque Marcelo pagase. Lo hemos intentado todo, pero no se ponían de acuerdo. Al llegar a ese punto decidimos ir a Italia ya que, si pasaba más tiempo, las opciones de Marcelo disminuían porque los equipos están configurando sus plantillas. El Fortitudo nos había dicho que no podía esperar porque tenía que saber ya con qué bases iba a contar (...). Puedo decir que Marcelo se marcha muy ilusionado a un nuevo proyecto, pero también apenado por irse de España».

El base se despidió la temporada pasada con lágrimas de La Casilla, que le suplicaba que se quedara tras una temporada en el que Marcelo había guiado a los hombres de negro en su mejor curso. Con su empuje, el equipo alcanzó los 'play-off' por primera vez en su historia y llegó a la final de la Supercopa y a las semifinales de la Copa. Marcelo logró los mejores números de su carrera, con 14,2 puntos, 26,5 minutos, 2,7 rebotes, 3,8 asistencias, 1,6 recuperaciones, 4 faltas recibidas y 14,1 puntos de valoración media por partido.

Datos que le sirvieron para ser nombrado mejor base de la ACB y formar parte del quinteto 'perfecto' de la competición.

«Seguiría encantado», dijo Marcelinho entonces antes de firmar un contrato privado con el Bilbao Basket por dos temporadas. Cinco horas antes de que finalizara el plazo, el DKV igualó la oferta del iurbentia.

El romance del sudamericano con el club bilbaíno parecía historia. Hasta ayer, cuando Joventut y la entidad vizcaína llegaban a un acuerdo para que el carioca volviera. No será así porque Marcelo tenía otros planes. Jugará en Italia. La tierra de su madre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...