jueves, julio 03, 2008

Sobre Munipas vs Padres en fiesta escolar en Galdakao

La trifulca en la que se vieron implicados varios padres de alumnos de un colegio de Galdakao y la Policía Municipal puede tener un desenlace más severo de lo previsto, especialmente para los organizadores de la fiesta escolar. Los expedientes sancionadores que tramitan la guardia urbana y la Ertzaintza pueden desembocar en importantes sanciones económicas e incluso en penas de 2 a 4 años de cárcel. Lo que sí parece claro es que, en caso de prosperar las denuncias, algunos de los implicados en la bronca con los agentes tendrán que hacer frente a multas que pueden oscilar entre los 108 y los 54.000 euros, según recogen las leyes vigentes y el Código Penal.


El incidente sucedió el pasado 22 de junio en el frontón de Usansolo. Lo que en principio era una fiesta del deporte escolar para despedir el curso degeneró en una fuerte discursión entre algunos padres y la Policía Municipal, que acudió al recinto tras recibir quejas por el volumen de la música. Ahí comenzó un rifirrafe que finalizó con dos organizadores y tres agentes locales heridos, un hombre detenido y una batería de denuncias cruzadas después de que padres y policías se considerasen víctimas de agresiones y amenazas. En la fiesta se habían dado cita 160 personas, entre ellos varios niños de entre 3 y 15 años, que presenciaron el altercado.
A la espera de la resolución de las denuncias presentadas por los padres, el Ayuntamiento ha abierto a su vez dos expedientes contra ellos al considerar que «han incumplido la legislación al consumir alcohol en un edificio público ante menores y sin permiso» y «por destinar un recinto municipal a actividades no permitidas» -el permiso no incluía la posibilidad de poner música, alegan-.

Según ha podido saber EL CORREO, ambas faltas serán consideradas leves y pueden acarrear multas de hasta 3.000 euros, según recoge el artículo 52 de la Ley de Drogodependencias del Gobierno vasco. Además, al detenido en la disputa, uno de los padres, la Ertzaintza le atribuye un posible delito por injurias y amenazas graves de muerte contra un agente. Según el artículo 550 del Código Penal, el implicado podría ser sancionado con una multa de entre 108 y 54.000 euros y se enfrentaría a una pena de 2 a 4 años de prisión.

El incidente del frontón ha organizado un gran revuelo en Galdakao. Dos de los tres agentes que actuaron aquella noche siguen de baja y los padres, que han encartelado el barrio con su versión de los hechos, tratan de capear el temporal y defenderse de quienes cuestionan su actuación. Natalia Lejarza, una de las madres implicadas, desvinculaba ayer a la asociación de padres del colegio de la fiesta organizada, pese a que el permiso municipal para celebrar el evento fue redactado a nombre de Unkinako Guraso Elkartea. Lejarza, que ha optado por irse de Galdakao unos días «para proteger» a sus hijos, ha pedido al Ayuntamiento una reunión para aclarar una situación que ha enrarecido el clima de convivencia en Usansolo.

Fuente:
elcorreodigital.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...