miércoles, septiembre 24, 2008

Google lanza el supertelefono G1

El primer teléfono de Google ya tiene nombre, cara, fecha y precio. Se llama G1, es del fabricante taiwanés HTC, tiene teclado y pantalla táctil, se lanza en Estados Unidos el 22 de octubre y es 20 dólares más barato que el iPhone (179 dólares, es decir, unos 121,50 euros), con un plan de suscripción de dos años para clientes de la operadora T-Mobile, que, de momento, tiene la exclusiva del terminal.

El primer producto de la plataforma Android --impulsada como código abierto por Google-- llegará a Gran Bretaña en noviembre y al resto de sus filiales en Europa, incluyendo Alemania, Austria, República Checa y Países Bajos en el primer trimestre del 2009. En España lo tendrá Telefónica a principios del año próximo. La operadora forma parte, junto a Vodafone y otras compañías, de la Open Handset Alliance, que desarrolla el software que va dentro del teléfono y que incorporarán otros fabricantes como LG, Motorola y Samsung.

"Es el primer producto pensado para la internet móvil abierta, a la que cualquier programador puede contribuir" proclamaron ayer Cole Brodman, director de tecnología de T-Mobile, la principal competidora en el mercado estadounidense de AT&T --que tiene el contrato en exclusiva con Apple--, y Andy Rubin, responsable de la plataforma en Google, en videoconferencia a todo el mundo. Sin embargo, esta apertura del software no se traduce en la estrategia comercial del terminal, que, en principio, se venderá solo a través de operadora.

El terminal de Google que ayer avalaron sus fundadores, Larry Page y Serguey Brin, entre frases elogiosas --y con patines y las sempiternas camisetas grises-- es, en apariencia, un ataque frontal al iPhone. Como el terminal de Apple tiene pantalla táctil, acelerómetro, gira la pantalla según la posición y pasa los menús con el dedo, además de disponer de GPS, bluetooth, wi-fi y miniaplicaciones (widgets). Pero, a cambio, le añade un marco tipo zum como el de los teléfonos de Nokia, la cámara es de 3,2 megapíxeles (uno más que Apple) y es más grueso.


Por dentro, el software está también menos depurado. Andy Rubin se amparó ayer en una frase política --"lo dejamos para que lo exploten nuestros socios (third parties)"-- para justificar que el teléfono carezca de, por ejemplo, un programa que sincronice los datos con el ordenador o con los sistemas Exchange de Microsoft, que utilizan la mayoría de servidores de correo corporativos.

Lo que sí muestra perfectamente el nuevo terminal son los programas de Google. Hay accesos directos a Gmail, Youtube y al de su socio Yahoo Flickr, así como a las aplicaciones de oficina de la compañía, a un navegador propio --"es un desarrollo paralelo al de Chrome a partir del mismo núcleo de Webkit", dijo ayer Rubin--, a correo "como el del iPhone", al programa de mensajería instantánea Google Talk y a Google Maps, con una espectacular vista callejera que va girando según se mueva el usuario y que permite localizar en el mapa una dirección a partir de la libreta de contactos o del resultado que ofrezca el buscador.

Además, hay varias aplicaciones basadas en geolocalización, que son las que pueden tener más interés desde el punto de vista publicitario, que es donde Google tiene realmente su negocio. Android permitirá que muchos de estos programas on line funcionen también desconectados y sincronicen posteriormente, aunque este punto no fue explicado ayer en la presentación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...