martes, septiembre 23, 2008

Hollywood revisa el incidente nuclear de Palomares

En enero de 1966, dos aviones del ejército estadounidense, una nave cisterna y un bombardero estratégico, tuvieron un accidente en pleno vuelo, y uno de ellos dejó caer entre cuatro y cinco bombas termonucleares B28 de 1,5 megatones sobre la localidad almeriense de Palomares. Dos de ellas no sufrieron más daños que los derivados de la caída, una fue a parar a tierra y otra al mar. Las otras dos cayeron cerca del pueblo, y explotó el detonante necesario para activar la primera reacción nuclear. En total se arrojaron sobre Palomares unos 20 kilos de plutonio altamente enriquecido.

El ejército de los EE.UU., temeroso de que alguien pudiera recuperar los artefactos, envió a un equipo de rastreadores de la armada para hacerse con ellos. Con ayuda de un pescador local, consiguieron encontrar una de ellas, aunque no se sabe si recuperaron los restos de las otras. Actualmente, se calcula que aproximadamente 15% del plutonio, unos 3 kilos, fue irrecuperable, por lo que aún sigue en Palomares, convertida en la localidad más radioactiva de España.

Manuel Fraga Iribarne, a la sazón ministro de información y turismo del régimen franquista por aquella época, se dio un chapuzón ante la televisión nacional, para demostrar, según él, que no había peligro en las aguas de la localidad almeriense. Un gesto propagandístico e inútil desde el punto de vista sanitario, ya que el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), asegura hoy en día que los restos radioactivos aún no han desaparecido del todo, 40 años más tarde. El régimen franquista ni siquiera suministró protección a los guardias civiles que ayudaron a los estadounidenses.


Si en 2007 una productora estadounidense realizó un documental sobre este episodio Broken Arrow (Flecha Rota) -pérdida total de armas nucleares- más grave conocido, de la mano de Pitaco Producciones, este año, Miramax ha decidido adaptar esta historia al celuloide.

La película, bajo el título Muchas gracias, Bob Oppenheimer, contará la historia de un militar estadounidense que es enviado a Palomares y entabla amistad con los lugareños, y por supuesto, comienza una relación sentimental con una mujer del pueblo almeriense. La producción cuenta con el asesoramiento de Mark Gordon, experto en episodios históricos relacionados con la Segunda Guerra Mundial y que tomó parte en "Salvar al soldado Ryan" (1998). Los guionistas serán Bob Dolan Smith y Daniel Taplitz.

La película podría estar catalogada ciertamente como de ciencia ficción desde el punto de vista propagandístico del régimen de Franco, visto con humor, pero significó un cuantioso peligro para la salud de muchos españoles en su época, y la confirmación de que la opinión pública era mucho más importante para el régimen que la vida de unos cuantos españoles. La película parece que se centrará en la relación romántica del militar estadounidense con la chica española, pero sin duda levantará cierta polvareda en nuestro país.

Fuente:
fantasymundo.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...