viernes, septiembre 19, 2008

Ryan O'Neal e hijo detenidos con metanfetamina

«Amor significa nunca tener que decir lo siento». Es una de las frases más célebres de la película 'Love Story', por la que Ryan O'Neal estuvo nominado al Oscar como Mejor Intérprete hace 38 años. No se sabe si el actor estaría de acuerdo con ella, pero vista su vida familiar le resultaría bastante práctica. Como su clan comience a disculparse, no le va a quedar tiempo para otra cosa.

El escándalo y la Policía han vuelto a llamar a la puerta de su mansión de Malibú. Ya está acostumbrado. El problema es que, en esta ocasión, han encontrado metanfetamina y se lo han llevado detenido; a él y a su hijo pequeño, Redmond, al parecer otro diablillo como sus hermanastros, a pesar de que su madre sea el 'ángel de Charlie' Farrah Fawcett.

Cuando abonen las fianzas de 10.000 dólares que les han impuesto, podrán volver a dormir a casa. Tampoco es la primera vez que el protagonista de '¿Qué me pasa, doctor?' (Peter Bogdanovich, 1972) y 'Barry Lyndon' (Stanley Kubrick, 1975) tira de talonario para salir de la cárcel. Y también ha tenido que dejar dinero en depósito para que el sheriff abriera la puerta del calabozo a sus conflictivos hijos mayores.
Y es que hay amores que matan. Que se lo pregunten a Griffin, nacido durante su matrimonio con Joanna Moore.


En febrero de 2007, padre e hijo montaron un sainete que obligó a intervenir a las fuerzas del orden. Con motivo del 60 cumpleaños de Farrah, Ryan organizó una cena en la que además celebraban que él había vencido a la leucemia. Griffin, de 43 años, apareció en la casa acompañado de su novia embarazada y comenzó una discusión que terminó con la futura madre inconsciente a causa de un golpe propinado con el atizador de la chimenea, mientras el veterano actor se liaba a tiros contra una barandilla.

Al parecer, el joven O'Neal intentó agredir con el atizador a su progenitor, que se zafó -no en vano de joven había tenido una exitosa carrera como boxeador, en la que logró hasta 13 victorias por KO- y el porrazo terminó en la cabeza de la chica. Entonces, Ryan, a quien se llegó a barajar en Hollywood para dar vida a Rocky Balboa en vez de Sylvester Stallone, subió a su dormitorio a por la pistola y disparó para ahuyentar a un descontrolado Griffin. Éste ya había tenido problemas con la Justicia antes de salir esa noche hacia la comisaría: él manejaba, bajo los efectos de las drogas, el barco en el que murió el hijo de Francis Ford Coppola en 1986 al estrellarse a toda velocidad.

La mayor de los hermanos, Tatum, también tiene su lista de pecadillos. El pasado día 4 se desestimaba el caso abierto contra ella por consumo de heroína y cocaína. Al menos, la ex mujer de John McEnroe dio las gracias a la Policía de Nueva York por «salvar su vida», ya que el arresto la había hecho rehabilitarse.

En su autobiografía, la niña que ganó un Globo de Oro con 14 años por 'Luna de Papel' (1973) lanzaba dardos envenenados contra su padre, al que acusaba de tomar drogas y participar en orgías junto a Melanie Griffith. Incluso cuenta que un amigo de Ryan abusaba de ella. El amor entre los O'Neal debe ser inmenso si aún no sienten la necesidad de pedirse perdón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...