viernes, septiembre 26, 2008

Santuario de Raymond Khoury


Bagdad, 2003.

En una misión de rutina, una unidad del ejército realiza un descubrimiento horripilante: un modernísimo laboratorio secreto en el que han muerto decenas de personas, víctimas de espantosos experimentos.

El misterioso científico al que persiguen, un hombre que, según se cree, está trabajando en un arma biológica, huye levándose consigo la sorprendente verdad de su trabajo.

Pero deja una pista desconcertante: el Ouroboros, un símbolo que representa una serpiente que se muerde la cola.

Y aqui tenemos de nuevo a nuestros superyankis, contra las malvadas fuerzas de paises musulmanes.

En este caso la historia coge los derroteros de un thriller, en el que que todo gira en torno a un libro, que parece guardar algún secreto relacionado con un elixir que permite la eterna juventud.

Tras él, la CIA y sus secuaces, el malvado medico antes mencionado y sus secuaces, una arqueologa y su hija, un misterioso comprador anonimo y mas...

Bastante solvente en lo que a las descripciones de momentos de acción se refiere, el autor de La orden del temple, que me leí y me pareció igual de irregular en su día, vuelve a pecar en lo mismo, cuando trata de sentar cátedra a base de Wikipedia, lo que hace que se demore en ocasiones la trama.

Tambíen le fallan los personajes protagonistas, demasiado tópicos y superficiales, dejandonos además siempre un poso en la boca de exceso de fervor patrio yankilandes.

Entrewtenida a ratos, aburrida en otros , normalita casi siempre.

Dejala para el bolsillo veranigo, menos exigente, biblioteca o prestamo de amistad.

Puntuación:5/10
Curiosamente, los mejores pasajes son los que el autor situa dos siglos antes, y son los que menos escribe....por ahí hubiera molado mas.

O si solo se dedicase a darnos acción…que se le da bien

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...